La historia detrás del emprendimiento que enseña a seducir

La historia detrás del emprendimiento que enseña a seducir

Mike Tabaschek y Martín Rieznik fundaron una academia de coaching social, liderazgo y seducción. Capacitaron ya a 1100 hombres y facturan más de $ 1 millón.

03 de Octubre 2012




Todo se puede aprender. Hasta el arte de la seducción. Esa es la premisa de Mike Tabaschek, quien, junto a Martín Rieznik, fundó la academia LevantArt, que apunta a formar a hombres que no obtienen los mejores resultados a la hora de conquistar mujeres. “Hay herramientas basadas en el cortejo entre el hombre y la mujer, que en el mundo tienen más de 20 años de estudio”, destaca Tabaschek. Como por ejemplo, empezar a entender cuándo una mujer está interesada en el hombre. O cómo generar un ping pong con la otra persona y encontrar un camino por donde avanzar. Es que la seducción es un arte que se aborda multidisciplinariamente, explican los emprendedores.

Los fundadores son Master Coachs que utilizan el método del canadiense Erik von Markovik, quien, tras 10 años de investigación, comenzó a enseñar seducción a través del “Manual de las artes venusianas”. “Hace 15 años di por primera vez con un libro sobre el tema. Cuando empezamos con la academia, ese background nos sirvió para desarrollar el plan pedagógico”, describe. Así, con una inversión de $ 10.000 y después de un año de investigación, dictaron el primer curso en 2008.

Mike Tabaschek - IMG
Mike Tabaschek, co fundador y profesor, pone en práctica los conocimientos de los alumnos en los bares de Palermo.

No es la primera experiencia entrepreneur de Tabaschek. Entre 2001 y 2007, vivió en Europa, entre Barcelona, Valencia y Berlín. Allí, fundó una academia de producción musical de software de avanzada. A su regreso en Buenos Aires, volcó su energía para fundar la academia. “Volví de Berlín y me topé con una diferencia muy abrupta sobre la forma de relacionarse entre personas”, destaca el entrepreneur, que asegura haber leído más de 100 libros en cuatro meses junto a su socio.

Los seminarios AtraXion se dictan en Palermo y constan de una sesión semanal, más una salida quincenal, durante dos meses. Cuentan con tres niveles –que van avanzando según habilidad– y un programa de formación de coach. Cada nivel tiene una admisión con ficha personalizada, test de nivelación y, después, una prueba escrita donde se decide si avanza o no.

“Para muchos, acercarse a una mujer ya es un éxito; otros logran conseguir un teléfono, una cita o un beso en la segunda clase y, más allá de eso, empiezan a sentir un poder que antes no habían experimentado”, cuenta Tabaschek. En la academia se formaron más de 1100 hombres. Según su fundador, el perfil de los participantes es de lo más variado. Aunque la edad promedio ronda los 28 años, el nivel uno está segmentado para menores y mayores de 35 años. Los precios arrancan en $ 620 para el nivel inicial –en grupos de 15 personas–, hasta los Coaching Premium personalizados, que alcanzan los $ 2200.

“Cada año, duplicamos la facturación por la cantidad creciente de alumnos”, asegura. La firma facturó $ 1,2 millón en 2011 y proyecta superar el $ 1,5 millón este año. En el verano, iniciaron su experiencia regional, con un primer seminario en Uruguay. “Ahora llegaremos a Caracas y a Bogotá”, se entusiasma. Aunque ampliarlo a mujeres podría ser uno de los planes, el emprendedor no quiere perder el foco: “Hoy nos esperan todos los hombres de América latina”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos