Emprendió con los vinos espumantes y ya facturó $ 5 millones

Emprendió con los vinos espumantes y ya facturó $ 5 millones

Ex ejecutivo del mundo financiero, Fernando Tedín Uriburu fundó Premier Wines, su propia bodega. El desarrollo de su negocio.

07 de Noviembre 2012




Nunca fue un apasionado por la vitivinicultura. Tampoco, un gran catador. Sólo se interesó por los vinos cuando el banco en el que trabajaba cerró sus operaciones en la Argentina. “Fue una cuestión analítica. Vi una oportunidad en el mercado”, dice Fernando Tedín Uriburu (56), presidente de Bodega Premier Wines, que elabora vino espumante, en Mendoza. Economista (UBA), realizó un MBA en España (IESE Business School, de la Universidad de Navarra). Volvió a la Argentina en 1982, para dedicarse al Marketing.

Fernando Tedín Uriburu
Pero una oferta en el Banco Shaw como oficial de Cuentas lo hizo virar hacia las finanzas. Continuó su carrera en Bank of America, First National Bank of Chicago, Banco Santander, Banco Río (luego, adquirido por Santander) y fue Managing director en Banco ING Argentina. En 2004, la entidad cesó sus actividades en el país. “Tenía mucho tiempo libre para pensar”, recuerda. Una de esas reflexiones lo impulsó a comprar los activos de Bodega Quirós, donde tenía una participación minoritaria. Tras una inversión de US$ 2 millones, fundó Bodega Premier Wines, en 2005. 

Lo hizo con su entonces socio y ex jefe de Banco Santander, Carlos Mangiarotti, quien vivía en Mendoza. Allí, comenzó a elaborar vino espumante para Bodega Viniterra –adquirida, en 2010, por Cepas Argentinas– y la cadena chilena de supermercados Líder, perteneciente a Walmart Chile. En 2006, presentó Cumbres Andinas, etiqueta emblema de Premier Wines, que facturó $ 5,4 millones en 2011. “Hacer rentable la operación no fue fácil. Me preocupé mucho con la crisis financiera de 2009”, confiesa el emprendedor. Hoy, lo preocupa la macro local: “El país pierde competitividad.

En China, por ejemplo, la Argentina llega sin margen para ofrecer espumantes económicos”. El tipo de cambio atrasado y los costos crecientes en mano de obra, señala, impactaron negativamente. “El mercado de Chile cayó de 300.000 a 12.000 botellas al año. Perdimos presencia en Perú y Paraguay y un acuerdo con una cadena de hoteles en América central”, cuenta. Menos volumen y más productos premium, su fórmula para nivelar las cifras. De los 2 millones de litros de vino espumante que elabora al año, Premier Wines destina 85 por ciento a terceros (Bodega Norton, Grupo Peñaflor y Bodegas Salentein, entre otros).

En los próximos cinco años, el objetivo de Tedín Uriburu es llevar la producción propia –hoy, de 15 por ciento– al 50 por ciento de su volumen. “Los servicios agregan poco valor. Queremos tener una marca propia, con inserción en el mercado”, se entusiasma. Cerrará 2012 con un alza de 40 por ciento en su facturación. Será a partir del desarrollo de marcas propias, que representan el 30 por ciento de sus ventas y conforman el segmento más rentable de la compañía. Este año, incursionó en una nueva categoría, a través de Le Monique, la brand de espumante saborizado que elabora para la cadena de discotecas La Mónica.

“La gente que va a bailar compra champagne. Apuntamos a ese segmento”, justifica. Por otro lado, invertirá US$ 150.000 para finalizar una cava de champenoise, que duplicará el volumen de vino espumante realizado bajo ese método de elaboración, de 75.000 botellas anuales a 150.000. Desembolsará otros US$ 100.000 en una planta de potabilización de agua.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos