Cómo emprender de la mano de México

Cómo emprender de la mano de México

Cinco amigos fundaron Tijuana Cocina Mex & Bar en 2009. Con un local en Lomas de Zamora y otro en Palermo, facturó $ 1,1 millón en 2011. El próximo paso: franquicias.

 

14 de Septiembre 2012




La experiencia más cercana al mundo gastronómico que habían tenido era sentarse en una mesa de un restaurante, pedir un plato, pagar e irse. Sin embargo, Diego Macchi, Mario Zicarelli, Facundo Cejas, Martín Marrodán y Ezequiel Paredes apostaron por dedicarse a la gastronomía. Así fundaron en 2009 Tijuana, un restó de cocina mexicana, que abrió en Lomas de Zamora –más precisamente, en el polo gastronómico conocido como Las Lomitas–, en la zona Sur del Gran Buenos Aires. En 2011, facturó $ 1,1 millón y aspira a continuar su expansión con franquicias.

Macchi estudió Administración de Empresas –está a una materia de recibirse– y fue quien promovió la idea. “Fui varias veces a restaurantes de comida mexicana. Es un modelo exitoso en Capital Federal, pero no había nada en localidades de la provincia”, recuerda. Así, reunió a un ex compañero de colegio (Paredes), a un compañero del equipo de fútbol (Marrodán), otro de rugby (Zicarelli) y su cuñado (Cejas), juntaron $ 300.000, alquilaron un local y se instalaron sobre la calle Mitre, en pleno centro gastronómico de Lomas de Zamora.

TIJUANA - IMG I
Martín Marrodán, Facundo Cejas, Ezequiel Paredes y Diego Macchi, creadores de Tijuana, en plena degustación. 

En diciembre de 2011, los entrepreneurs duplicaron la apuesta y se lanzaron a Palermo. Desde la calle Guatemala –esquina Armenia– montaron un restaurante que comprende la misma oferta gastronómica aunque en el ambiente predomina una barra donde se puede consumir variedad de margaritas: picante, la de la casa (con salvia y ananá) o el trago insignia, denominado Frida Kahlo. “La idea es que los tragos sirvan para acompañar la comida con un maridaje perfecto”, destaca Paredes, uno de los socios. Adaptar la comida típica mexicana al paladar local fue uno de los desafíos.

“Tuvimos que disminuir la cantidad de picante y ponerla como un ‘opcional’ de cada plato”, explica. En la carta, se destacan preparaciones típicas de comida mexicana y también del sur de los Estados Unidos. Con producción propia, el menú cuenta con platos como nachos, quesadillas, enchiladas y fajitas, a los que se les puede agregar salsa chipotle, pico de gallo, tártara y guacamole. A esta propuesta se suman las ribs con barbacoa, los burritos y tacos. Aunque no todos se dedican full time, cada uno tiene su rol. “Yo soy muy crítico cada vez que vengo a comer”, asegura Cejas, otro de los fundadores.

“Nuestro foco está en crecer lento pero seguro, por eso planteamos cada paso como un desafío”, cuenta Macchi. En la sucursal del sur, Tijuana recibe unos 2500 comensales por mes –que gastan en promedio $ 120– y aspira a crecer un 20 por ciento en cantidad de cubiertos. “En 2011, crecimos un 50 por ciento pero para este año proyectamos que aumente un 20 por ciento”, destaca.

En tanto, en Palermo recibe a 800 comensales y aspira a superar los 1500 por mes. “La idea fue cambiando. Primero, queríamos abrir varios puntos. Pero nos dimos cuenta del problema cuando uno no está todo el día en el local. Entonces, decidimos crecer con franquicias”, explica. Como zonas que les interesan, destacan Las Cañitas, Puerto Madero y también en polos gastronómicos del interior: Nueva Córdoba, Mendoza, Rosario. “Nuestra idea es lograr una expansión en toda la Argentina”, confía Macchi.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos