Showrooming: el
Real Estate

Showrooming: el "estoy mirando" en la era de Internet

Los clientes utilizan los locales de venta al público para probar productos y comprarlos en sitios de e-commerce. El costo del alquiler, eje de la tendencia.

06 de Agosto 2013

Cada vez es más común. De hecho, es probable que sea habitual para más de un lector: ir a un local, buscar un producto, compararlo, probarlo pero nunca llegar a pagar por el objeto en cuestión en esa tienda. Por el contrario, la compra termina efectuándose en sitios de e-commerce como e-Bay, Amazon o las locales MercadoLibre, Alamaula y los sitios de compra específicos de cada marca. Esta nueva tendencia es conocida como showrooming, y convierte a los locales en grandes usinas de estudios de mercado. Sobre todo potenciado por el boom de los smartphones, en donde se puede consultar en tiempo real desde un local si un producto se encuentra más barato en Internet.

showrooming2

El showrooming puede convertirse en una pesadilla los comercios a la calle, ya que perjudica directamente a su principal negocio. Para atacar contra esta costumbre en ascenso los locales ofrecen descuentos especiales con tarjetas de crédito y según el día para fortalecer las ventas. Algunos empresarios tomaron diferentes medidas para evitar este problema. Según El Mundo, en Estados Unidos una cadena de zapatos cobra 20 dólares por ingresar al local, ya que muchos de sus clientes probaban sus modelos y los compraban más baratos por Internet. De hecho, se volvió una práctica tan habitual que MercadoLibre realizó un spot publicitario en donde se ve a una persona comparando celulares en un local para después comprarlo en su plataforma.

Hay varias razones que vuelven a los sitios de e-commerce una opción tentadora a la hora de pagar por un producto. El principal es el precio. Una gran cantidad de productos suelen encontrarse a un precio menor que el que posee en la vidriera de un negocio ya que tener un negocio a la calle involucra un costo central, como es el del alquiler. Por otra parte, también cuentan con mayor oferta de productos. Por ejemplo, el mismo teléfono que nos gustó en un local puede encontrarse en una plataforma de e-commerce a varios precios distintos y en más modelos. 

Sin embargo, el "estoy mirando" también tiene su versión online. Una tendencia opuesta creció al mismo tiempo. El webrooming, como algunos llaman a esta práctica, consiste en buscar productos en tiendas online para luego comprarlas en locales tradicionales. Esto es algo que suele darse mucho con dispositivos electrónicos, en donde primero se suelen buscar las especificaciones de cada equipo para después desembolsar por el elegido en alguna cadena. Por otra parte, los sitios de e-commerce no tienen hora de cierre, por lo que se vuelven una buena alternativa para aquellas personas que no tienen tiempo para poder recorrer locales en busca de algún producto.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas