Llegó a la Argentina la actividad física que hacen Madonna, Tom Cruise y David Beckham
Real Estate

Llegó a la Argentina la actividad física que hacen Madonna, Tom Cruise y David Beckham

Dos emprendedores argentinos trajeron el indoor-cycle que es furor en los Estados Unidos.

Por Cecilia Valleboni 22 de Junio 2016

Valentina Sielecki interrumpió la tarde de té que había organizado con su amigo de la infancia Alan Brown para no perderse su clase deportiva. Ambos estaban en Nueva York: ella, trabajando para una compañía farmacéutica, y él, haciendo un research en busca de un MBA. “Me dijo que había descubierto una nueva actividad sobre una bicicleta fija tan popular, que era casi imposible encontrar un lugar en todo Manhattan”, afirma el emprendedor, que terminó sumándose a la clase y trayendo el concepto a la Argentina. El ejercicio que fascinó a Sielecki consiste en 45 minutos de entrenamiento en una bicicleta, a la luz de las velas y con música energética donde se trabaja cuerpo y mente. Desde Madonna y Lady Gaga hasta Tom Cruise y David Beckham, los adherentes en el país del Norte se cuentan de a miles.

En la Argentina, la dupla lanzó RockCycle a fines de 2014, un año después de aquella tarde de té, tras invertir US$ 100.000. Para este año, proyectan facturar $ 5 millones, con dos locales en funcionamiento –el último abrió en San Isidro en noviembre– y la mira puesta en una expansión que trasciende las fronteras. “Queremos marcar tendencia y ser líderes en la región a partir de la apertura de más locales propios, otorgar franquicias e incorporar un socio que no solo sume capital sino también know-how”, señala Brown. “Soy residente de cirugía y también trabajé en la industria farmacéutica en Madrid y Nueva York, pero la carrera médica es muy demandante. Por eso quise emprender ahora”, asegura su socia, ya de vuelta en la Argentina.

Uno de los primeros tropiezos que enfrentaron fue encontrar a los instructores adecuados. “Tuvimos que aceitar el compromiso porque buscamos que ellos proyecten su carrera dentro de la empresa, ya que pensamos crecer de manera agresiva en los próximos años con el objetivo de ser referentes regionales para 2020”, dispara Brown. Por otro lado, a pesar de que no tuvieron inconvenientes para importar las bicicletas, el problema surgió con las zapatillas especiales. “El stock local se terminó rápidamente y ya no dejaban entrar nuevas partidas, por lo cual tuvimos que armar nuestro propio departamento de comercio exterior para importar directamente. Pero, después de mucha gestión, aún no llegó la primera tanda”, explica Brown.

A diferencia de los gimnasios tradicionales, en RockCycle no miden la cantidad de usuarios por el número de suscriptos, ya que el modelo es el de pagar la clase. Desde la primera apertura, indican, pasaron más de 3000 personas por mes. “Nuestra mejor estrategia comunicacional es el rider que contagia a sus amigos, pero a su vez las redes sociales y las alianzas corporativas hacen su trabajo”, aseguran a coro. Google, Converse, Fox, Corporación América, Infobae y MTV son algunas de las empresas con las que ya trabaron alianzas. “La primera apertura, en Palermo Hollywood, fue estratégica desde el punto de vista de la imagen, ya que al estar rodeados de productoras, radios, canales de televisión y toda una movida gastronómica podemos dar a conocer la propuesta”, asegura el emprendedor, que obtiene un 10 por ciento de los ingresos a través de la comercialización de una línea de indumentaria propia, similar a lo que sucede en los Estados Unidos. Sin embargo, mientras que aquí solo un 20 por ciento de los asistentes utilizan al menos una prenda de RockCycle, en los Estados Unidos todos los habitués de la práctica tienen la suya, finaliza.

 

Nota publicada en la edición 266 de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas