Edificios sustentables: cómo es el interior de un edificio LEED
Real Estate

Edificios sustentables: cómo es el interior de un edificio LEED

20 de Mayo 2016

Cada vez más, las compañías reafirman su compromiso con el medio ambiente y optan por desarrollar, como parte de su gestión sustentable, edificios con reducido impacto ambiental; construcciones que, al mismo tiempo, les permiten obtener logros económicos.

Un edificio sustentable es un edificio cuyo diseño, construcción y funcionamiento, reducen de manera significativa, o mejor aún, eliminan, su impacto negativo sobre el medioambiente y sus habitantes. La Certificación Leadership in Energy & Environmental Design (LEED), emitida por el US Green Building Council, es el estándar internacional de mayor prestigio para el desarrollo de edificios sustentables.

En Argentina, el Estudio Swiecicki Arquitectos –ESARQ–, se especializó en este tipo de estructuras y, en el último año, alcanzó 5 certificaciones LEED por los edificios de oficinas desarrollados en las localidades de San Francisco, Concordia, Pergamino, Corrientes Capital y San Salvador de Jujuy.

En promedio, estas construcciones ahorran un 21 por ciento de energía con respecto a un edificio convencional, ahorro que involucra los consumos de iluminación, los sistemas de termomecánica y la eficiencia en la aislación de la envolvente del edificio.

A la hora de idearlos, en la disposición de los espacios de oficina se prioriza la ubicación de los puestos de trabajo con iluminación natural y visuales al exterior. También son eficientes en el uso del agua. En el caso del estudio local, las 5 obras realizadas permiten ahorrar anualmente cerca de 400 mil litros de agua (lo que, en términos porcentuales, supone un ahorro del 25 por ciento con respecto a un edificio convencional). Esto se consigue gracias a la instalación de griferías y artefactos sanitarios de bajo consumo y a un diseño de la instalación de provisión de agua que en algunos casos utiliza el agua de lluvia para riego del paisajismo y descargas de inodoros.

Del mismo modo, se emplean hasta un 50 por ciento de materiales con contenido reciclado (como cerámicos, alfombras, revestimientos, hierros) y hasta un 75 por ciento de materiales regionales (como materiales de obra gruesa y los mencionados anteriormente, entre otros). Dentro de estos edificios hay espacios destinados al almacenamiento y separación de residuos reciclables (vidrio, plástico, papel, cartón, aluminio).

Además, estos edificios cuentan con lugares para bicicletas, duchas y vestuarios, estacionamiento prioritario para vehículos eficientes, terrazas verdes, materiales con baja emisión de COV (compuestos orgánicos volátiles), muchos de ellos espacios que promueven las prácticas sustentables en quienes los usan.

Las 5 obras certificadas por ESARQ suman en total 8262 metros cuadrados. Desde la etapa misma del diseño, fueron concebidas para reducir su impacto en el medio ambiente, tanto en la ejecución de la obra como en el uso cotidiano, a lo largo de toda su vida útil.

De esa manera, permiten una reducción en el consumo de recursos como el agua y la energía durante la operación del edificio, y su consecuente retorno de la inversión en el corto plazo. Además, el estudio detrás de ellos asegura que así producen una mejora en la calidad ambiental interior y se vuelven más saludables, lo cual se traduce en un mayor bienestar para las personas. De esta forma, contribuyen a mejorar la performance de una empresa en la triple dimensión de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE): las prácticas sustentables aplicadas en la arquitectura mejoran los resultados de las compañías en cuanto a su desempeño económico, social y ambiental.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas