La Comisión Europea investiga posibles ventajas fiscales hacia Apple, Fiat y Starbucks

La entidad busca establecer si Irlanda, Holanda y Luxemburgo ayudaron a las empresas a no pagar impuestos tan elevados.  11 de Junio 2014

Irlanda, Holanda y Luxemburgo son investigadas por la Comisión Europea (CE), sospechadas de haber ayudado a Apple, Fiat y Starbucks a no declarar beneficios en países donde los impuestos son más altos.

El vicepresidente de la CE responsable de Competencia, Joaquín Almunia, recalcó que esta decisión no cuestiona el sistema general impositivo de estos países, sino las medidas particulares aplicadas a estas empresas respecto al impuesto de sociedad. 

"Tenemos razones para creer en este punto que, en estos casos específicos, las autoridades nacionales han renunciado a gravar parte de los ingresos de estas multinacionales o sus beneficios", afirmó Almunia, según la agencia de noticias EFE. 

El Ejecutivo comunitario decidió también abrir un procedimiento de infracción contra Luxemburgo por no entregar más que una pequeña parte de la información que se le pidió y de una calidad que Almunia cuestionó. 

APPLE_I_-_IMG_crop_1347644455632.jpg

Bajo la lupa. Apple es una de las empresas en el ojo de la tormenta. Foto: Archivo Apertura.

La decisión tomada hoy se centra en la transferencia de beneficios o ingresos de una filial a otra de un mismo grupo, para evitar supuestamente declararlos en países donde los impuestos son más altos, con unos precios de transferencia bajos. 

El vicepresidente de la CE indicó que existen "serias dudas" sobre la compatibilidad de los tres esquemas impositivos con la legislación comunitaria, pero recordó que la apertura de una investigación de este tipo no prejuzga el resultado de la misma. 

Si la Comisión concluye finalmente que estos esquemas impositivos constituyen ayudas de Estado ilegales, los países tendrán que modificarlos y también podría exigírseles que recuperen parte de la ayuda concedida a las empresas. 

Varias multinacionales como Apple, Amazon, Google y Starbucks han sido criticadas por minimizar el pago de impuestos a través de oficinas en otros países que gozan de mejor trato fiscal. 

El régimen fiscal de países como Irlanda y Holanda ha motivado protestas de otros socios europeos en numerosas ocasiones por el reducido impuesto de sociedades que aplican a las empresas establecidas en su territorio, aunque las respectivas autoridades nacionales han defendido insistentemente la transparencia y validez de sus sistemas. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas