Una emprendedora que apuesta al elegante sport
Negocios

Una emprendedora que apuesta al elegante sport

Fibra Humana diseña ropa deportiva que, también, sirve para el tiempo libre, asegura su fundadora, Anabella Barnatán. Proyecta facturar $ 7 millones este año.

Por Camila Fronzo 27 de Marzo 2013




Quise darle una vuelta a la ropa deportiva, combinarla con moda. Que no fuera sólo para usar en el gimnasio sino, también, para salir a caminar o andar en rollers. Encontrar ese nicho del tiempo libre”, describe Anabella Barnatán (36), fundadora de la marca de indumentaria Fibra Humana. Licenciada en Marketing (UCES), comenzó su carrera en Establecimiento Las Marías. Luego, pasó a la láctea Molfino (La Paulina). En 2005, cuando su segunda hija cumplió 2 años –tiene un varón y dos mujeres–, dejó la vida de oficina. “Quería manejar mis propios tiempos y crear un proyecto personal relacionado con la ropa. Las calzas y las prendas deportivas estaban muy de moda”, cuenta. Con $ 30.000 iniciales, abrió una oficina, compró dos rollos de tela y encargó los primeros modelos, que comercializó, a través de revendedoras, en clubes y gimnasios. Muchas veces pensó en tirar la toalla: “No me dejaba ganancias. Mi marido, que maneja los números, me decía que no tenía sentido seguir. Perseveré porque veía que a la gente le gustaban los diseños”.

Ropa Sport - IMG

Al cuarto año, abrió un local mayorista, en Once, y la empresa comenzó a ser rentable. Facturó $ 5 millones en 2012 y planea crecer 40 por ciento (a $ 7 millones), este año. Invierno es la temporada más fuerte de ventas. El pico llega en septiembre –previo al Día de la Madre–, mes que aporta el 15 por ciento de sus ingresos. Si bien el mercado al por mayor representa el 80 por ciento de su volumen comercializado, en julio, la emprendedora apostó al negocio minorista y cortó cintas en Villa Crespo.

“Los márgenes son más grandes. El precio es entre 60 por ciento y 70 por ciento superior que el mayorista”, dice. Sus prendas combinan un look urbano con deportivo. Apuntan a un público femenino y multitask. “Si la mujer tiene que buscar a sus hijos al colegio, puede ponerse una calza y, a la noche, combinarla con unas chatitas para salir”.

En el rubro lifestyle, compite con etiquetas como Class Life. En lo deportivo, con Admit One, Prestige y Punto 1. Una vez por año, Barnatán viaja a Nueva York y recorre el Soho en busca de ideas y nuevas tendencias. La imaginación encuentra su límite en la materia prima nacional. “Hay telas y avíos que, acá, no existen o son muy básicos. Los talleres no tienen la maquinaria ni la gente para hacerlos”, explica. Fibra Humana, que realiza prendas con suplex, microfibra, algodón y lycra, terceriza la producción en 10 talleres locales.

Fabricó 6000 prendas mensuales en 2012 y planea realizar entre 6500 y 7000 este año. Entre las dificultades que enfrenta el sector textil, la emprendedora señala las demoras en la entrega de telas. “Mucha gente, que ya no puede importar textiles, se volcó a los productos nacionales”, señala. La inflación es otra de sus preocupaciones. A la suba del precio de alquiler –representa la mitad de sus costos–, se suma el alza del 20 por ciento que, según Barnatán, presentaron las telas nacionales este año. “En un escenario inflacionario, lo mejor es stockearse y comprarlas al precio de hoy”, asegura.

Este año, lanzará una línea de bolsos y medias, en la que invertirá $ 100.000, que se suman a otros $ 200.000 que de-sembolsará en el período. Además, planea sumar una línea para hombres en su colección y, a futuro, abrir más locales minoristas. Pero aclara: “Vamos de a poco. Pasos chicos y seguros”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas