¿Se puede implementar un plan de “Stock Options” en empresas familiares?
Negocios

¿Se puede implementar un plan de “Stock Options” en empresas familiares?

Por Augusto Van Thienen 20 de Septiembre 2016

Hemos escuchado, leído o visto en películas de Hollywood que los ejecutivos de multinacionales son remunerados con acciones. O sea, además del sueldo, el ejecutivo suele subirse al éxito del negocio adquiriendo acciones de la misma empresa. Se dice que esta forma de remunerar al ejecutivo ayuda a alinear los intereses de la gestión con los de los inversores y accionistas. Todos tiran del mismo carro y por lo tanto todos se benefician. ¿Es posible implementar este mismo esquema de remuneración en empresas familiares?

Consultamos al profesor P. Augusto Van Thienen, titular del Instituto IDEF y especialista en planificación patrimonial de empresas familiares.

¿Plan de Stock Option para empresas pymes?

La buena noticia es que es posible. Los planes de opciones sobre acciones no son únicamente para las grandes compañías multinacionales que cotizan en bolsa, sino que es una herramienta aplicada con éxito en empresas pymes familiares. No importa el tamaño sino el sentido y la finalidad del plan.

¿Cuál es el sentido de diseñar un plan de opciones?

Pueden ser muchos, pero el más importante es “premiar” al que gestiona permitiéndole acceder a una mayor fracción del patrimonio y del negocio familiar. Estos planes son la herramienta perfecta para medir objetivamente la gestión del ejecutivo familiar donde, alcanzado determinados logros empresarios, el sucesor accede a más acciones de la empresa y de esa forma compensa su creación de valor. No hay que temer discutir estos temas en familia pues quien gestiona la empresa, y a su vez es miembro de la familia, muchas veces no cuenta con los incentivos emocionales y económicos adecuados para crear valor. No pasa por el bonus, ni por un premio a fin de año, ni por un mayor sueldo, sino por tener una mirada más de largo plazo donde hacerse dueño de la empresa ayude a crear valor para todos los miembros de la familia.

¿Cómo se puede implementar?

No es difícil. Lo más complejo es llegar a los acuerdos necesarios que permitan instrumentarlo. Hay muchas maneras de hacerlo y no hay un modelo único ni enlatado. Cada empresa es única y cada familia también. Es estratégico que este modelo cuente con un métodos objetivos de valuación de la empresa y de evaluación de desempeño del ejecutivo familiar. Está comprobado por estudios científicos realizados en Europa, EEUU y Asia, que los ejecutivos que mayor valor crean a las empresas familiares son, precisamente, los ejecutivos miembros de la familia. Ese valor intangible debemos protegerlo e incentivarlo.

¿Cuál es el sentido de este esquema si los sucesores son propietarios de la empresa?

Es verdad que el ejecutivo familiar tarde o temprano será dueño del negocio porque así lo dice el régimen sucesorio legal. El problema es que este sistema distribuye por igual. El plan de opciones permite romper con ese esquema de igualdad basado en el valor “justicia”, por un modelo más basado en el valor “equidad”. Debemos ser más equitativos que justos pues en estos casos la justicia suele atentar contra la empresa y la familia.  

¿Este esquema pueda llevar a quienes gestionan a tomar el control de la empresa?

En primer lugar digamos sin rodeos que los miembros familiares gestores suelen controlar el negocio, aun cuando no posean acciones. Son ellos quienes controlan el flujo de dinero y los contactos con clientes y proveedores; o sea tienen sobre el negocio un “control de hecho” sin importar la cantidad de acciones que posean o puedan poseer en el futuro por sucesión. Si partimos de esta realidad, observamos que el plan de opciones transparenta esta situación oscura alineando a todos detrás de un proyecto común. Es muy sano diseñar estos esquemas saliendo de los modelo antiguos de “donación” donde el fundador entrega acciones al sucesor-gestor y donde esa entrega suele hacerse a espaldas del resto de los herederos. Esta situación provoca tensión familiar. Debemos evitar transitar este camino pues terminamos exponiendo al heredero gestor a potenciales conflictos familiares.

¿Existe un límite para estos planes?

El límite o techo a la cantidad de acciones lo define la familia. Poniéndole techo al plan, plazo para su ejecución, evaluación por desempeño y valuación de la empresa, el sistema marcha sobre ruedas pudiendo la empresa familiar aplicar herramientas de gestión posibles y exitosos. El sistema es muy flexible y puede acomodarse a las necesidades particulares de cada familia y cada empresa. Una herramienta al alcance de todos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas