Roca y Evita se apoderan del mercado
Negocios

Roca y Evita se apoderan del mercado

El peso argentino es la opción casi excluyente del Real Estate local. Cuotas ajustables a la inflación y una expectativa alcista en los precios consolidan al sector como una oportunidad de inversión.

22 de Febrero 2013




La moneda argentina se instala como protagonista del Real Estate local. Eso parece delinear las expectativas de los empresarios del sector que ven un mayor interés entre sus colegas y el público en general por transformar pesos en ladrillos. Según Carlos Molinari, de Real Estate Investments, “2013 supone una transición completa hacia un nuevo mercado pesificado que cuenta con todo lo que necesita para desarrollarse y crecer”. Esa transición comenzó de manera forzada en 2012 cuando el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner limitó la compra de dólares e instó a la población a pesificar sus economías domesticas.

Rodrigo Fernández Prieto, de Fernández Prieto y Asociados, sostiene que "los emprendimientos que se comercialicen en pesos van a ser tomados en su gran parte durante el primer semestre por parte de inversores y compradores finales". Y evaluó, que eso es lo que le va a permitir al desarrollador contar con liquidez para reinvertir en proyectos en fase de lanzamiento o construcción.

Pesos_crop_1352305144181.jpg
Cambios. El precio del metro cuadrado en el barrio más moderno de Buenos Aires pasó de US$ 2.574 en 2005 a US$ 4.724 en 2012.

El segmento ABC1 se adapta a las nuevas reglas de juego. “Los inversores con pesos en la mano encuentran en el ladrillo una opción muy interesante en el segmento ABC1, fundamentalmente porque en comparación a otras ciudades del mundo el metro cuadrado de alta gama en Buenos Aires tiene mucho por crecer en el mediano y largo plazo”, dice Lucas Zalcwas, director de la constructora P&S. 

El 2012 fue positivo. El mercado de las propiedades a estrenar en Puerto Madero se incrementó en comparación a años anteriores. “Fuimos uno de los primeros desarrolladores en pesificar en ese barrio, lo que hizo que el inversor se vuelque al ladrillo en una zona que incrementa año a año su valor con el objetivo de resguardar el valor de sus pesos”, cuenta Fernández Prieto.

Los números en dólares confirman la tendencia, el precio del metro cuadrado en el barrio más moderno de Buenos Aires pasó de US$ 2.574 en 2005 a US$ 4.724 en 2012, según un informe de Reporte Inmobiliario.

José Rozados, su presidente, plantea que la única salida para este año es el peso, teniendo en cuenta las reglas de juego planteadas por el Gobierno. En resumen, “el mercado funciona por resignación más que por vocación”. Algunos jugadores han asimilado el cambio, pero muchos particulares prefieren evitar ofrecer sus propiedades ahora.

Para el arquitecto, la incertidumbre cambiaria, generada por un dólar paralelo, es una complicación que evita restablecer la confianza. Sin embargo, “las oportunidades en edificios, en construcción, en cuotas ajustables en pesos, son una buena opción, quizás la única”, asegura.

"Indudablemente que las restricciones a la compra de dólares repercutieron en un mercado que históricamente operó en esa moneda. Aún así, los desarrollos siguieron generándose, debiendo los desarrolladores adaptarse a las circunstancias", indicó Guido Wainstein director de Qualis Development. Y agregó que, los generadores del negocio deberán pensar en federalizar el mismo, habiendo en el interior del país un mercado muy amplio para ir explorándolo.

Gonzalo Monarca, de la desarrolladora que lleva su apellido, sigue esa tendencia, y planea consolidar su posicionamiento en el corredor norte expandiendo el área de trabajo a Pilar y analizar el desembarco de la empresa en ciudades como Rosario, Mar del Plata y otros puntos del interior del país.

“El año pasado fue bastante particular para el mercado inmobiliario. Si bien crecimos 12 por ciento en ventas respecto de 2011, lo que buscamos fue mostrarles a nuestros clientes o inversores que tenían pesos y querían invertir, diferentes tipo de opciones y facilidades de pago para poder hacerlo", explicó Monarca.

“Para todas las empresas inmobiliarias, 2012 fue muy difícil, hasta que el mercado empezó a asimilar las nuevas leyes. De esta forma se comenzaron a concientizar con respecto a las inversiones en pesos en un 75 por ciento", dice Mario Korn, presidente de Korn Propiedades. “Las perspectivas son fundamentalmente mantener el ofrecimiento de unidades en moneda nacional para venta y alquiler evitando que no se disparen los costos y generando mayor tranquilidad tanto al inversor como al consumidor final", agrega.

Otra cara de la misma realidad es que las empresas que no pueden girar utilidades a sus casas matrices encuentran en el mercado de Real Estate local una buena opción. “Todavía no tenemos números precisos, pero es visible como las empresas pujan por oficinas y terrenos”, dice Rozados. La suerte 2013 ya está echada y el tiempo dirá como prospera. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas