Quiénes son los hermanos detrás de los chocolates Abuela Goye
Negocios

Quiénes son los hermanos detrás de los chocolates Abuela Goye

Por Deborah De Urieta 18 de Noviembre 2016

Su padre era técnico electricista. Y recuerda a su madre, ama de casa, como “excelente” cocinera de bombones, trufas y tortas. Sin embargo, Sergio Tissera aclara, rápido, que no proviene de una familia de “chocolateros”. Él estudió Geografía en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Pero nunca terminó su tesis. La distancia fue un obstáculo. Entonces, Tissera dio clases en colegios secundarios y, más de una vez, lo contrataron para ser guía de circuitos no tradicionales en la Cordillera de los Andes. Sin embargo, hoy, es otro el territorio que debe explorar y, también, otra la forma de proyectar a Bariloche, su rincón en el mundo, en un mapa más amplio.

Junto a su hermano, Ricardo, conduce Abuela Goye, fábrica de chocolate que, a 35 años de su fundación y con una facturación de $ 50 millones proyectada para 2016, es una de las marcas más emblemáticas de ese rincón de la Patagonia. Y, recientemente, marcó dos hitos de esa travesía. Por un lado, firmó un acuerdo con McDonald’s para que uno de los postres que comercializa la cadena lleve, tanto sus chocolates como su nombre. Y, por otro, está en la cuenta regresiva para inaugurar una nueva planta de producción, en las afueras de la ciudad, en la que la compañía invirtió $ 40 millones.

“Los Chocolates de la Abuela Goye” –así se llamó originalmente la marca– nació en 1981, en una casa de estilo alpino de San Carlos de Bariloche. Su fundador, Luis Brögger, la bautizó así en homenaje a su madre, Dora Goye, quien perteneció a una de las primeras familias pobladoras de Colonia Suiza, localidad ubicada a 25 kilómetros de San Carlos. Brögger tenía experiencia en la producción de chocolate, a través de La Estrella Alpina, fundada en 1976.

Los Tissera se sumaron al proyecto siete años después. Trabajaron en su crecimiento comercial y, después de que surgieran algunas internas familiares entre los Brögger, les ofrecieron comprarles su parte. Así, se hicieron con el total de la compañía, de la que continúan siendo dueños. Con ellos, la chocolatería pasó de ser una pequeña casa, a la que los vecinos se acercaban a comprar chocolates y dulces, a tener los 28 puntos de venta con los que la marca cuenta en la actualidad.

De esos locales, sólo dos pertenecen a los Tissera: uno, en el centro de Bariloche y otro, en San Martín de los Andes. El resto son franquicias o puntos de venta existentes antes de que la compañía implementara su programa de licencias. De la facturación proyectada para este año, la mitad provendrá de esa red. No obstante, Tissera aclara que el plan de franquicias está bajo revisión. “No sólo en estructura, sino en su distribución geográfica”, indica. Hoy, fronteras adentro del país, la marca tiene puntos de venta en la ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata, Rawson, Trelew, Ushuaia y El Calafate, entre otros sitios. En la región, ya está presente en Brasil y en Chile.

Actualmente, la empresa tiene 30 empleados en su actual planta, que produce 250 toneladas al año. A ese volumen, se sumaron las 10 toneladas mensuales extra que, al cabo de un cuatrimestre, significarán el acuerdo para abastecer a los más de 220 locales que McDonald’s tiene en el país, donde se venderá el McFlurry Abuela Goye.

 

 

Leé la versión original de esta nota en la edición 274 de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas