Qué son las arenas de sostén, la nueva apuesta de YPF
Negocios

Qué son las arenas de sostén, la nueva apuesta de YPF

La compañía invirtió US$  150 millones para la producción de este insumo en el país. Por Esteban Lafuente 23 de Abril 2015




Además de crudo, naftas, gasoil y lubricantes, YPF comenzará a producir arenas. Si bien para muchos puede sonar ajeno que una empresa petrolera amplíe su actividad hacia este segmento, se trata de un insumo clave para explotar yacimientos no convencionales, como Vaca Muerta.

Su impacto, además, se observa en la esfera económica. “Las arenas de sostén representan entre el 5 y el 9 por ciento del costo total de un pozo no convencional”, plantea Agustín Torroba, consultor en Montamat y Asociados. De esta manera, la apuesta de YPF es reemplazar arenas importadas por las producidas localmente para recortar sus gastos en insumos y, así, disminuir los costos de su actividad. Pero concretamente, ¿qué son las ‘arenas de sostén’?

Son arenas especiales que cumplen un rol clave en la técnica del fracking. Ésta consiste en la fractura hidráulica de rocas a gran profundidad, mediante la inyección a alta presión de una mezcla de agua (95%), productos químicos (0,5 %) y las arenas de sostén (4,5 %).

ypfarena
Crédito: YPF

La presión del agua es la que rompe la roca, y la arena ingresa en esos microcanales para mantener la porosidad y permitir la extracción hacia la boca del pozo. “Se colocan las arenas de sostén para que la roca no vuelva a cerrarse y quede una especie de tamiz. Por esas fractura filtran los hidrocarburos,”, ilustra Agustín Torroba, consultor en Montamat y Asociados.

Las arenas de sostén, explica Torroba, tienen características específicas que para su utilización en estas tareas. “Una de las propiedades más importantes es que tiene que tener una resistencia al aplaste mayor que una arena común, porque estás perforando a 2000 metros de profundidad, se le está derrumbando todo el peso de la roca encima y entonces necesita resistir ese aplaste”, detalla.

Además, agrega, “debe conservar conductividad, es decir, que en esa resistencia al aplaste queden orificios para que pueda migrar el petróleo”.

Existen, a su vez, distintos tipos de arenas de sostén (llamadas ‘proppant’ en inglés), que se diferencian según su composición y su procesamiento: las arenas silíceas; las resinadas, arena tratada especialmente en plantas en las que se le coloca una capa de resina para incrementar su resistencia; y las cerámicas, que presentan un nivel de dureza superior.

Actualmente, la Argentina importa arenas por un total de US$ 500 millones al año, para abastecer la demanda del conjunto de compañías en el país. Estados Unidos, China y Brasil son los tres principales países a los que recurre la industria local.

La iniciativa de YPF, que demandó una inversión de US$ 150 millones, apunta a producir localmente arenas silíceas y resinadas. La extracción se realizará en una cantera ubicada en el departamento de Gaiman, provincia de Chubut, que, según la compañía, tendrá capacidad de procesar 500.000 toneladas anuales.

Desde allí, se trasladará (en camión y tren) a una planta de tratamiento que se emplazará en Añelo, provincia de Neuquén, donde se realizará el lavado, secado y resinado de las arenas, que quedarían listas para su utilización.

De acuerdo con la empresa que conduce Miguel Galuccio, la producción local de arenas de sostén implica una disminución del 40% el costo de este insumo, y podría representar hasta un 10% de reducción en el costo operativo de los pozos. Según su cronograma, el objetivo es incrementar la utilización de arenas producidas localmente hasta reemplazar totalmente las importadas para diciembre de 2016.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas