Qué hacer y qué no en una entrevista laboral
Negocios

Qué hacer y qué no en una entrevista laboral

Llegar tarde o desalineado no son los únicos aspectos que pueden jugarle en contra a un candidato. Todo lo que hay que saber antes de salir a buscar un nuevo puesto.

27 de Abril 2016

Con abril llegando a su fin, las reclutadoras de recursos humanos se encuentran en pleno proceso de realización de entrevistas. Y a pesar de los mandatos básicos con respecto a la imagen personal que todo candidato promedio tiene en cuenta, estar prolijo y presentarse a tiempo no son los únicos mandamientos a seguir para asegurarse un nuevo empleo.

Para Magalí Maculán, Senior Consultant de la reclutadora Page Personnel, “prepararse, informarse de la compañía y su historia, además de tener nociones del momento que atraviesa la industria donde está inmersa, son puntos claves para los días previos a la entrevista”. Por otra parte, la especialista agrega que tener claridad respecto de la descripción del cargo y cómo puede uno como candidato al puesto agregar valor a ese perfil son puntos a no perder de vista.

Sobre la cuestión del vestuario, Maculán sostiene que "llegar atrasado, mal afeitado, con uñas sucias o largas, un perfume fuerte o con falta de higiene personal, son inaceptables en una entrevista laboral”.

Del mismo modo, la experta asegura que actitudes como no ponerse de pie al saludar al entrevistador, no usar o usar demasiado las manos, no dejar el celular en silencio o contestarlo cuando si suena e incluso ser descortés con la recepcionista, perjudicarán con seguridad al postulante. Al respecto, la Senior Consultant añade que el candidato debe ser consciente de que ingresa a una entrevista "desde el momento que entra al edificio, ya que nunca se sabe quién lo está observando y las primeras impresiones son claves para avanzar en un proceso”.

Al momento de responder las preguntas que realiza el reclutador, la referente de Page Personnel destaca que los candidatos deben elaborar sus respuestas con una actitud positiva y enfocada, no irse por las ramas, y si no entiende la pregunta, pedir que sea reformulada. 

Para finalizar, Maculán afirma que es importante para los postulantes recordar que una actitud positiva, empática, educada, cordial, participativa y abierta dejan una buena impresión en los equipos reclutadores, y que pedir un feedback respecto de cómo avanza o no el proceso de selección es uno de sus derechos.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas