Qué hacer cuando un empleado sufre una adicción
Negocios

Qué hacer cuando un empleado sufre una adicción

El consumo de drogas como el alcohol, la marihuana o la cocaína está en crecimiento. Qué políticas deben sostener las empresas y cómo actuar en el caso de que haya un consumidor en la oficina. Por Carolina Potocar 24 de Noviembre 2015

Cuando el uso de drogas se convierte en adicción y enferma a su consumidor, ello repercute en todos los ámbitos de la vida de la persona, incluso en el laboral. El ausentismo de los trabajadores que se convierten en adictos se duplica -o hasta cuatriplica-, la posibilidad de sufrir o provocar accidentes se multiplica por tres y su rendimiento disminuye al 30 por ciento de sus capacidades. Así lo afirma Fernando Héctor Bombicino, director de Bombicino Diagnósticos, quien asegura además que las políticas que tome una empresa pueden ayudar en gran medida a evitar situaciones del estilo.

“Las adicciones son enfermedades evolutivas, progresivas, crónicas, invalidantes y hasta fatales, pero una adicción no aparece de la noche a la mañana”, dice el ejecutivo a Apertura.com. Según Bombicino, las personas suelen comenzar a consumir drogas como usuarios sociales, luego ese consumo pasa a ser recreacional, y después se convierte en abusivo; a partir de allí, se pasa de ser un consumidor crónico excesivo a un adicto. Para el especialista, la señal más común para detectar a quienes son consumidores en la oficina es “cuando una persona, por las características y actitudes que presenta, se muestra claramente bajo los efectos de una sustancia”.

Aunque Bombicino alerta que quien presenta somnolencia puede ser una persona que la noche anterior tuvo una fiesta y “se pasó”, el acompañamiento de la empresa siempre tiene que hacerse presente. Sin embargo, si se trata de una persona que está bajo los efectos de una sustancia psicoactiva, el tratamiento debe ser distinto. “Hay que saber que ese empleado está enfermo y necesita ciertos cuidados así como cuando una persona tiene hipertensión”, dice el empresario que tiene entre sus clientes a 3M, Banco Santander, Ford, IBM, Molinos y Petrobras, entre otras.

Al momento de entrar en acción, el rol de las empresas debe ser de contención. “Frente a una persona que se ha hecho presente en la oficina bajo los efectos de alguna droga, proteger, serenar y estabilizar al trabajador son los pasos a seguir”, enumera Bombicino. Además de derivarlo al instituto médico que corresponda, el experto sostiene que contar con una política clara ayuda a saber cómo actuar. “Declararse como una compañía libre de drogas y establecer normativas al respecto implica que los empleados deban aceptar y comprometerse con ciertas reglas”, explica. Y agrega: “Todo adicto es un enfermo, por lo que no se lo puede echar ni discriminar; en ese sentido, el tratamiento debe ser igual para todos los trabajadores con alguna afección”.

Según el dueño del Grupo Bombicino, entre las 500 empresas más importantes de los Estados Unidos, un 95 por ciento cuenta con políticas de prevención de consumo de alcohol y otras drogas. “En la Argentina es algo incipiente, el número de compañías que tiene procedimientos del estilo no llega al 10 por ciento del total”, indica. En el país, el rango etario que más consume drogas es el comprendido entre los 18 y los 35 años, y la sustancia más consumida es el alcohol, seguido por el tabaco, la marihuana y la cocaína.

“Las empresas están empezando a abrir el paraguas sobre este tem y a preocuparse a nivel internacional”, dice Bombicino. Y alerta: “Hay que tener en cuenta que el mismo porcentaje de consumidores que exista en la sociedad en la que una compañia esté asentada es el que va a existir entre los empleados de una empresa, sea ello visible o no, y las cifras van a seguir creciendo”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas