Qué es el coaching y cómo funciona
Negocios

Qué es el coaching y cómo funciona

La técnica se está volviendo popular en el mundo del desarrollo personal y profesional. Cuáles son sus beneficios y por qué puede ser productivo en el ámbito empresarial.

10 de Septiembre 2015

Como coprotagonistas de un reconocido reality de baile o para designar a quienes se encargan de entrenar deportistas de todo tipo, los coach son ligados a la idea de aquella persona encargada de que otros se luzcan. Si bien el coaching puede resultar para algunos como un fenómeno nuevo o de moda, el Ingeniero Juan José Arévalo, Master Coach Profesional en MyC Consulting, asegura que su existencia y sus efectos positivos vienen constatándose hace años.

Según el especialista, la técnica de coaching se inspira en la mayeútica de Sócrates, que trataba de encontrar respuestas y soluciones a problemáticas varias a través de la indagación. La rama de este tipo de práctica que aplican hoy ejecutivos y compañías es la del coaching ontológico, que busca, según Arevalo, ¨achicar la brecha ¨ entre lo que se tiene y lo que se quiere. 

“El coaching ontológico trabaja para facilitar el cambio de observador del coachee a través de una disciplina basada en la indagación, apoyando el logro de sus resultados y su crecimiento personal”, asegura el Master Coach, quien trabajó en el desarrollo de la formación de equipos y la comunicación efectiva para Petrobras.

A pesar de que todos los coach, como en el caso de quienes aconsejan a una pareja de baile o un equipo de fútbol, trabajan para acentuar lo bueno de su coachee y también buscan aprovechar los errores del contrario, el coaching ontológico es más genérico en su búsqueda. “Abarca diferentes áreas, no solo el deporte o las artes, y se aplica todo el tiempo, y no solo lo que puede durar un encuentro deportivo o un concurso dado”, explica el especialista.

Para reconocer qué prácticas corresponde al coaching y cuáles no, Arévalo aconseja tener en cuenta 5 puntos claves que se deben cumplir en el desarrollo de esta técnica:

  • El coaching no es consultoría; por el contrario, se apoya en la indagación de las respuesta que surjan dentro de un equipo para facilitar el encuentro de los caminos a seguir.
  • El coaching no juzga, sino que aporta, a través de preguntas, alternativas para poder elegir un nuevo rumbo.
  • En el coaching, las respuestas están en el coachee, y no en quien dicta la técnica.  
  • El coaching no  aconseja, ni le dice al otro lo que tiene que hacer, por el contrario, es el coachee quien decide con que comprometerse; todo resultado obtenido por el coachee será mérito de él mismo.
  • El coaching no es terapia ni reemplaza a la psicología; no es conveniente trabajar con personas que se encuentren en estado de ser tratados por este tipo de profesionales, salvo que por algún motivo lo recomienden ellos mismos. 


¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas