Qué dice la letra chica del contrato de Iron Mountain

La empresa aclaraba qué sucedía en caso de incendio y qué responsabilidad le cabía si era la culpable de la destrucción del material guardado. Su detallado sistema anti-fuego.

Por Joaquín Garau 17 de Febrero 2014




Iron Mountain es un referente en el mercado de archivo y conservación de documentación. Pero tras la tragedia de su depósito de Barracas, donde nueve bomberos murieron combatiendo el fuego, sus clientes comenzaron a mirar el contrato firmado con la compañía estadounidense para saber qué responsabilidad le cabe, al menos, en el cuidado de los materiales puestos bajo su custodia.

Apertura.com tuvo acceso a contratos de varios clientes que Iron Mountain mantenía en la Argentina con distintas empresas, y pudo conocer los pormenores de los acuerdos. De todas formas, dependiendo de cada firma, puede llegar a variar el contrato. 

En cuanto a las responsabilidades por extravío, deterioro o destrucción del material guardado, los contratos explican en su cláusula 2 que si es por “culpa o negligencia de Iron Mountain”, la propia empresa “deberá abonar como compensación y por todo concepto el precio de mercado del medio magnético y/u óptico virgen, por la cantidad de medios extraviados, deteriorados y/o destruidos”, siendo los medios magnéticos u ópticos el material dado en custodia a la empresa.

barracas incendio - imgFuego. La empresa aseguraba que contaba con sistema ignífugo. Foto: Noticias Argentinas. 

Sin embargo, en la misma cláusula, Iron Mountain se deslinda de responsabilidad si la destrucción del material es por “causas de fuerza mayor o casos fortuitos”. Así, aclara que “queda eximida de toda responsabilidad ya sea en el cumplimiento de los compromisos a su cargo o en caso de destrucción o deterioro o extravío de los medios, en casos fortuitos o de fuerza mayor”.

A la hora de enumerar esas causas fortuitas o de fuerza mayor, los contratos ubican, en primer lugar, el incendio. Luego suman otras como saqueo, huelga, guerra, motín, revolución, actos terroristas, actos de vandalismo, piquetes y hechos de la naturaleza; y deja abierta la puerta a nuevas situaciones extremas.

Protegidos contra el fuego. En un destacado, Iron Mountain se explaya sobre las medidas seguridad y anti incendio de sus depósitos. Entre las características de la bóveda donde se guarda el material, enumera sistemas de seguridad como “Aislación de muros”, con paredes de 15 cm de espesor y “revestimiento de placas cortafuegos”; cielorraso bajo losa de hormigón armado, con placa de fibra mineral resistente al fuego; puertas de escape contra fuego F 120, de doble chapa reforzada, soldada con gas carbónico, relleno de roca mineral y de doble contacto con barral antipánico; sistema de detección de incendio, compuesto por detectores de humo iónicos y fotoeléctricos, agrupados en cuatro zonas cruzadas y una central mara FIKE; y sistema de extinción de incendio mediante gas FM200, presurizado con nitrógeno y toberas especiales, así como estructura ignífuga, de acuerdo a normas: NFPA-72, NFPA-2001 y Normas GCBA.



Además de las medidas para evitar incendios, los depósitos cuentan también con circuito de cámaras de seguridad, por lo que el inicio de la tragedia de Barracas debió haber quedado registrado. Tal y como figura los contratos, el lugar cuenta con “circuito cerrado de TV”. El sistema consta de “dos cámaras de video monocromáticos de alta resolución ubicadas en el sector de trabajo y en la guardia central”.

Por su parte, la presencia de personas ajenas a la empresa está impedida por un “Sistema de alarma de intrusión”, que según la propia compañía “se compone de una central microprocesada de ocho zonas y ocho códigos de usuarios, detectores de energía infrarroja en movimiento, un censor magnético de apertura de alta tolerancia y sirena de alta sonoridad”.

Este medio se comunicó con Iron Mountain para despejar ciertas consultas pero no obtuvo respuesta.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas