Prohibido esparcir cenizas: cuánto cuestan las urnas biodegradables
Negocios

Prohibido esparcir cenizas: cuánto cuestan las urnas biodegradables

El mercado reacciona rápido tras la decisión del papa Francisco sobre los restos de los difuntos con un nuevo sistema. Por Lucila Lopardo 27 de Octubre 2016

Esparcir las cenizas de los difuntos, dividirlas entre los familiares y conservarlas en el calor del hogar ya no está permitido para los miembros de la Iglesia Católica, según indica el documento elaborado por la Congregación para la Doctrina de la Fe y firmando por el papa Francisco.

Esta decisión llevó a los cementerios privados a generar opciones que permitan un descanso pacífico en línea con las instrucciones vaticanas y con la posibilidad de abonarlo en cuotas fijas. El Grupo Jardín de Paz, propietario de cinco “cementerios parque” ubicados en la provincia de Buenos Aires, ofrece, desde junio de 2014, un servicio de cremación con urnas biodegradables, que no requiere gastos de mantenimiento, tiene un costo único de entre $ 4000 a $ 6000 -dependiendo del parque- y puede ser abonado hasta en 12 cuotas fijas sin interés.

“En las funerarias y los crematorios de Buenos Aires  existen enormes depósitos de cenizas de gente que no las va a retirar, porque no se encuentran preparados para hacerlo o disponer de ellas”, destaca Fernando Castellano, gerente de Marketing del grupo, quien asegura que lo que más ponderan los clientes es la posibilidad de resolver los problemas que surgen de la manera más rápida y eficiente. “Ya tenemos 500 clientes, de los cuales, el 60 por ciento compró el producto en previsión”,  afirma, y subraya que muchos eligen esta opción por su componente ecológico: “Muchos quieren arrojar las cenizas para volver a la naturaleza, y este servicio permite que eso ocurra y que haya un lugar de encuentro y recogimiento”. 

La instrucción Ad resurgendum cum Christo (el documento del Vaticano que prohibe esparcir cenizas), sostiene que, de todas formas, “la Iglesia aconseja vivamente la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos”. Para esto, un espacio en un cementerio privado puede costar entre $ 16.000 y $ 24.000, sin contar los servicios de mantenimiento que arrancan desde los $ 1300.  

Sin embargo, Castellano explica que dentro del mercado se manejan “dos mundos distintos”: “En lo que es parcela, la previsión bajó muchísimo, entre un 50 y 60 por ciento, mientras que creció la cremación. La propia Iglesia aceptó el proceso de cremación en 1963 por cuestiones higiénicas, económicas y sociales. Desde Jardín de Paz aseguran que este último factor se impone a la hora de evitar la previsión y los costos de mantenimiento: “Cambiaron mucho las costumbres, antes había más previsión se compraban parcelas con anticipación, hoy, antes de invertir en eso se prefiere utilizar la plata para viajar o vivir experiencias”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Andres Solo Reportar Responder

me parce que "prohibir" es un titulo mas gancho que informativo. La iglesia no tiene autoridad para prohibir nada fuera de su propia sede.

Ricardo Conti Reportar Responder

el papa promueve negocios

Videos

Notas Relacionadas