Por qué almorzar frente a la computadora puede ser una mala idea
Negocios

Por qué almorzar frente a la computadora puede ser una mala idea

Según un especialista en Psicología, un verdadero descanso a mitad de la jornada atrae nuevas ideas y genera más energías. Las estrategias para hacer de ese break un momento productivo.

30 de Julio 2015

Si bien comer sentado frente a la computadora mientras se revisa la casilla de emails es el deseo de muy escasos empleados, el trajín y la acumulación de trabajo diario pueden llevar a que este tipo de prácticas se vuelvan algo cotidiano. Para Josh Davis, investigador del NeuroLidership Institute y especialista en Psicología, un buen uso de la hora de almuerzo puede convertir el cansancio característico de la tarde en energía productiva.

En su último libro, “Two Awesome Hours”, Davis enumera algunas estrategias para que el impasse del mediodía rinda sus frutos en la segunda mitad de la jornada. El autor asegura que una vez que se comienza una tarea, la mente empieza a correr en piloto automático, lo que es difícil de cambiar hasta que se inicie otra. Según Davis, el espacio entre tareas es un buen momento para parar y comer, y así lograr una mayor claridad para saber con qué seguir después.

A su vez, el investigador afirma que aquellas tareas que requieren de una mayor concentración o que nos ponen más emocionales pueden ser agotadoras. Organizar el día en base al tipo de actividades y tareas a completar considerando el tiempo del mediodía como un recreo entre ellas es una buena forma de recuperarse de ese agotamiento.

Para Davis, otro hábito a abandonar es el de combatir las distracciones. El autor aconseja aprender a dirigir la atención, aunque ella se pose por momentos en temas ajenos a los laborales. Según el especialista, estamos diseñados para distraernos y volvernos a enfocar, y combatir con ello “es como pelear contra el océano”. Ser consciente de esto ayuda a volver rápida y efectivamente a lo que se estaba haciendo antes de ser distraído.

Comer en un ambiente distinto al de la oficina o incluso hacer ejercicio en la hora del almuerzo son otros dos tips que Davis recomienda para liberar la conexión de la mente y el cuerpo, y así, trabajar más relajado durante la segunda parte del día.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas