Pluna deja de volar, el gobierno uruguayo no la rescatará
Negocios

Pluna deja de volar, el gobierno uruguayo no la rescatará

Funcionarios orientales aseguraron que no se harán cargo de la situación que vive la compañía, de la cual poseen un 25 por ciento. La aerolínea enfrentó una huelga de 48 horas y una deuda de US$ 18,5 millones a su suministradora de combustible. Se rumorea que el dueño de Buquebús se quedaría con la empresa.

06 de Julio 2012

La decisión de la compañía Pluna, que comunicó que suspenderá sus servicios por tiempo indeterminado, vino acompañada por las declaraciones de funcionarios de Uruguay, quienes advirtieron que el gobierno no saldrá al rescate de la empresa, de la cual posee un 25 por ciento. Mientras tanto, sonaron los rumores de que el empresario argentino Juan Carlos López Mena, dueño de Buquebús y de la aerolínea BQB, se podría hacer cargo de la empresa, cuestión que no fue confirmada por ninguna de las partes.

Sin embargo, según pudo averiguar Apertura.com, ni Buquebús ni su aerolínea absorberían a Pluna, sino que sería una adquisición de López Mena. Por parte de BQB, un comunicado informó que durante este fin de semana se estarán agregando más vuelos, pero no se dieron mayores detalles.

En la danza de rumores, según consignó EFE, se llegó a escuchar que la propuesta de López Mena sobre Pluna incluía despedir a 200 trabajadores y vender varios aviones para poder hacerse cargo de la compañía. Cabe aclarar que, en el año 2010, la relación entre Pluna y BQB llegó a su punto más tenso cuando la aerolínea de capitales uruguayos denunció a la empresa de López Mena por "atentar contra el buen comportamiento del mercado, fijando precios por debajo de sus costos, brindando gratis productos ajenos al servicio aéreo y realizando publicidad engañosa para captar posiciones de mercado", según se explicaba en la presentación judicial realizada.

A su vez, el gobierno uruguayo, a través de los ministros de Economía, Fernando Lorenzo, y Transporte, Enrique Pintado, aseguró que no se hará cargo del rescate financiero de la empresa, poco después de que se conociera la decisión de la compañía de no volar debido a sus graves problemas económicos y la falta de inversionistas dispuestos a comprar el 75 por ciento de su paquete accionarial.

Pluna“No tendría sentido que el Estado, en una empresa que tienen el capital minoritario, asumiera obligaciones que corresponden a la totalidad de sus propietarios”, afirmó el ministro Lorenzo en una rueda de prensa en la sede del Ministerio de Transporte, según informó la agencia.

Además, de acuerdo con Lorenzo, Uruguay no dispone de ninguna normativa que le permita actuar en este caso “ni la ha solicitado”, y por lo tanto las acciones del Ejecutivo del presidente José Mujica se centrarán en resolver la situación “partiendo de la base que la empresa no está en condiciones de volar”.

Por su parte, Pintado declinó manifestarse sobre el cierre definitivo de la empresa, decisión que tendrá que tomar su directorio, y que su objetivo será “asegurar y recomponer la conexión aérea del país” y proteger los “los intereses del Estado y la sociedad y no vulnerar las condiciones económicas del Uruguay”.

El ministro explicó que la decisión de Pluna se debió exclusivamente a sus problemas económicos y a que no hubo ningún accionista interesado en entrar en la compañía. “La empresa no tiene recursos para poder seguir volando. Y si había interés ya no lo va a haber, porque una empresa que no vuela puede tener prejuicios graves, esa es la realidad”, reconoció Pintado.

La situación en la que se encuentra la compañía de bandera uruguaya se produce en medio de la fusión de LAN y TAM, quienes anunciaron hace tres semanas que se unieron para crear una empresa que operará bajo el nombre de LATAM. Mientras tanto, este medio se comunicó con Pluna pero no quisieron dar más precisiones que las informadas en su comunicado. Sólo se informó que quienes tenían un vuelo contratado con la aerolínea, estaban siendo derivados a otras empresas para que reprogramaran sus reservas.

Por su parte, los ministros indicaron además que el próximo lunes presentarán un plan ante el Parlamento para solucionar el problema y descartaron pronunciarse sobre si esa iniciativa incluiría la creación de una nueva línea aérea estatal.

Pluna informó en un escueto comunicado su decisión de no volar, advirtiendo que “la situación económico-financiera de la empresa hace imposible asegurar una adecuada operación” y señalando que en los próximos días “asignará todos sus recursos disponibles para contactar a los pasajeros afectados por estas circunstancias” a efectos de buscarle “la mejor solución posible”.

La compañía anunció la suspensión de sus actividades ayer, cuando se cumplía el segundo día de una huelga de 48 horas llevada a cabo por sus trabajadores en reclamo de información sobre los planes de futuro de la empresa y la búsqueda de un socio capitalista que se haga cargo del paquete del 75 por ciento de las acciones en venta de la misma.

Mientras tanto, el pasado 15 de junio, el gobierno uruguayo anunció un acuerdo con el grupo privado argentino Leadgate para su “salida ordenada” de Pluna tras el fracaso del plan de negocios que llevó a cabo en los últimos cinco años, desde que el Ejecutivo de Tabaré Vázquez, el primer mandatario de izquierdas de la historia del país, le vendiera el 75 por ciento de la empresa.

Esa actuación se produjo después de que la empresa estatal de combustibles Ancap amenazara con cortarle el suministro debido al no pago de una cuota de la refinanciación de una deuda de US$ 18,5 millones. Tras esa intervención, el nuevo directorio se lanzó a buscar un inversor para salvar Pluna, sin que nadie, ni siquiera el exsocio minoritario de Leadgate, la canadiense Jazz Air, quisieran poner dinero en la empresa.

Por su parte, Pluna también fue eje de denuncias, luego de que el senador uruguayo Carlos Moreira presentara una demanda donde le informaba a la Justicia una serie de hechos que incluían cifras “abultadas” en el pago de asesorías externas. El legislador divulgó, hace dos meses, cifras como el pago de US$ 600.000 a asesores gerenciales, otra asesoría comercial por US$ 175.000 y una legal por US$ 800.000. La denuncia también incluía el manejo que hizo el socio privado (LeadGate) cuando intentó volar sin éxito con la firma Aerovip en la Argentina en 2009. Esta operación tuvo un déficit de US$ 1,8 millones que el privado incluyó en el balance de Pluna S.A.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas