Oleg Tscheltzoff, CEO de Fotolia:
Negocios

Oleg Tscheltzoff, CEO de Fotolia: "No tiene sentido que una foto de un apretón de mano sea cara"

Entrevista con el co-fundador de un servicio online que vende fotos a bajo precio. Cuáles son las claves de su proyecto, que tiene 3 millones de usuarios.

Por Pablo Martín Fernández 18 de Junio 2013




¿Qué hace un emprendedor cuando se quiebra un pie y debe quedarse tres meses trabajando internado en su casa? La pasa mal. “Es tremendo”, explica Oleg Tscheltzoff, días después de lesionarse mientras habla con APERTURA, desde su hogar, en París. El emprendedor, nacido en Francia, en el corazón de una familia rusa, hoy, se enfoca en dirigir un único proyecto y apostar, como angel investor, en más de 20 productos. Ese “único proyecto” es Fotolia, una base de imágenes económicas fundada por Patrick Chassany, Thibaud Elziere y el propio Tscheltzoff, quien, ahora, es el CEO de la empresa. Chassany y Tscheltzoff, fotógrafo amateur, se conocían de uno de los start-ups más relevantes creados por el actual CEO: Amen, un proveedor de hosting francés, que fue adquirido, en 2004, por Vianetworks.

En noviembre de ese año, los tres socios fundaron Fotolia, reciente partner de APERTURA. La idea detrás de Fotolia es simple: compite con bancos de imágenes que cobran decenas, cientos o miles de dólares por una fotografía profesional ofreciendo unidades a costos cercanos a US$ 1. La ecuación se vuelve interesante cuando aparecen fotógrafos profesionales en servicios como los de Fotolia o competidores, como iStockPhoto o ShutterStock. Hoy, Fotolia, con headquarters en Nueva York, acusa un stock de más de 20 millones de imágenes y 3 millones de usuarios en sus websites, adaptados a más de 20 regiones y 13 idiomas. En 2012, sumó a Alejandro Ventura como director para América latina, tras recibir US$ 150 millones de inversión, y otro tanto en financiación de deuda, por parte del fondo estadounidense KKR. Según publicó Financial Times, la operación valuó a la firma en US$ 450 millones.

¿El bajo precio es el principal valor frente a empresas tradicionales, como Corbis o Getty, ahora, dueña de iStockPhoto?
Los precios son clave. Pero, también, tenemos diversidad. Ofrecemos más variedad de imágenes que los servicios tradicionales.

¿Cómo ve la competencia?
No existe tanta competencia porque hay mucho que invertir en publicidad y, ahí, el que pega primero lo hace dos veces. Invertimos mucho en Google, mucho en los shows y ferias del mundo y otro tanto en revistas. Estamos todo el tiempo empujando a nuestra marca. El churn es muy bajo. Nuestros usuarios son fieles.
NUEVA IMAGEN FOTOLIA IMAGEN

Parece un mercado interesante para mergers & acquisitions. ¿Usted lo ve así?
Si alguien tiene contenido muy específico, como imágenes médicas, ese puede ser un blanco interesante para una adquisición. También, podríamos querer comprar otra empresa que tenga muchos clientes. Pero, en principio, estamos bien así.

Muchos fundadores evitan el cargo de CEO, más aún, a casi una década de fundar la empresa. ¿Cómo lo vive usted?
Me gusta ser el CEO porque, al construir la compañía desde el borrador y llevarla hasta el presente, mi rol es clave en el desarrollo de la cultura de la firma. Yo contraté a las personas que armaron el corazón de Fotolia. Apunto a que cada Country manager sea un mini-entrepreneur. Somos poco más de 100 personas. Es un lindo desafío para mí.

¿Cómo define en qué países contratar un Country manager?
Antes de empezar en un país, vemos la llegada a fotolia.com desde esa locación. Si los números son interesantes, decidimos jugar localmente, contratando un ejecutivo.

No son el número uno en los Estados Unidos. Pero, al tener sus oficinas principales allí, ¿cuál es la apuesta?
Es verdad, no somos el número uno ahí, como sí lo somos en Europa. Pero no tenemos dudas de que es un mercado central y muy interesante en el que, por su importancia, queremos estar y crecer.

¿Seguirán existiendo las empresas que venden stock photos por valores más altos que los de Fotolia?
Existirán, habrá tres o cuatro jugadores. Habrá líderes en Europa y los Estados Unidos. La administración de derechos, como los de los Juegos Olímpicos, seguirá funcionando. Pero no necesariamente los royalties caros, salvo que sea una producción muy costosa, como documentar una expedición a la Antártida. No tiene sentido que una foto de un apretón de mano sea cara.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas