Ocho diseños innovadores desarrollados por estudiantes
Negocios

Ocho diseños innovadores desarrollados por estudiantes

Los emprendimientos fueron presentados en el James Dyson Awards, el premio que otorga hasta US$ 45 mil al ganador. Los últimos triunfadores. Por Belinda Lanks 16 de Junio 2014

 

James Dyson es famoso por inventar una aspiradora que supuestamente nunca pierde la succión. Desarrollar esa tecnología requirió una experimentación incansable (y 5127 prototipos), pero también pagó serios dividendos: la valuación del rey de la aspiradora es de US$ 4400 millones, de la cual un porcentaje el entrepreneur filtra a un programa de premios a estudiantes que apunta a financiar la próxima generación de ingenieros y sus ideas que cambien al mundo.

Ahora en su 10° año, los James Dyson Awards aceptan aplicaciones de estudiantes en 18 países del mundo por el gran premio de US$ 45.000 y US$ 15.000 adicionales para la universidad del ganador. Los conceptos ganadores incluyeron ruedas de bicicletas que capturan energía del frenado y el pedalear cuando se está en subida a través de un enchufe eléctrico. “Una idea brillante es solo el comienzo”, dice Dyson en una declaración. “Desarrollar y comercializar tecnología patentable es la parte difícil. Debemos alentar y apoyar financieramente jóvenes ingenieros para resolver los problemas de hoy”.

Muchos de quienes reciben los premios de hecho están en camino de hacer realidad sus inventos. Algunos de estos productos incluso están disponibles en tiendas. El ganador internacional del año pasado, el Brazo Titán, un brazo robótico a batería que puede aumentar la fuerza del torso de quienes trabajan levantando cosas y protegerlos de lesiones, está patentado y el equipo del proyecto de la Universidad de Pennsylvania está en la fase de prototipo.

A continuación, algunos destacados de la última década de innovación estudiantil. Ninguna aspiradora en el grupo.

Brazo Titán, Ganador Internacional, 2013

Desarrollado por un grupo de cuatro estudiantes de la Universidad de Pennsylvania, el Brazo Titán es un exoesqueleto impreso en 3D que puede ayudar a rehabilitar a las personas que sufrieron serias lesiones o infartos o complementar la fuerza de los trabajadores que levantan objetos pesados.

Ganadores. El brazó mecánico se llevó los últimos galardones. Foto: Prensa James Dyson.

Una vez atado a la espalda y el brazo del usuario, utiliza un sistema de frenado para mantener una carga estática. El motor, contenido en la parte de la espalda del aparato, ayuda a controlar y guiar el movimiento. El equipo patentó el brazo y está refinando continuamente la idea a través de los prototipos.

Handie, Subcampeón Internacional, 2013

Uno de los subcampeones del último año, el Handie también apalanca la técnica barata y rápida de hacer prototipos de la impresión 3D para fabricar todos los componentes de una prótesis de mano hábil. Este gadget, construido por Hiroshi Yamauri de la Universidad de Tokio, usa sensores mioeléctricos que pueden leer señales cerebrales.

RevoLights, Top 10 en EE.UU., 2013

Diseñado por Kent Frankovich, un estudiante de Ingeniería de Stanford, y Adam Pettler, MBA de UC-Davis, Revolights son luces montadas en un marco que tienen brillo blanco al frente, para iluminar el camino, y rojo atrás, para alertar a los conductores de la presencia de alguien en bicicleta en la calle. Luego de una exitosa campaña de Kickstarter que juntó más de US$ 200.000, el sistema se puede comprar por US$ 229.

KwickScreen, Ganador Nacional del Reino Unido, 2011

KwickScreens son cortinas portátiles y retráctiles para crear aislamiento y privacidad en hospitales o triajes temporarios en lugares de emergencia y desastre. Son fáciles de limpiar (esencial en ambientes del cuidado de la salud) y se pueden estampar con imágenes alegres para iluminar los apagados ambientes de hospitales. Inventadas por Michael Korn, en el Royal College of Art, las mamparas son un caso claro de éxito de Dyson, ya que se vendieron a más de 60 Servicios de Salud National en los Estados Unidos.

The Copenhagen Wheel, Ganador Nacional de EE.UU, 2010

Cuando uno pedalea, realmente genera energía (en lugar de solo debilitar la propia) -energía que puede ayudar a impulsar las subidas. Esa es la idea detrás de Copenhagen Wheel, que captura la energía que se genera al pedalear y la almacena en una batería de litio para cuando se la necesita. Pero eso es solo la mitad. Desarrollada por Christine Outram, del MIT, la rueda es controlada por el smartphone, que bloquea y desbloquea la bicicleta y mapea información importante sobre condiciones del camino, incluyendo niveles de polución y congestión de tráfico. La compañía de Outram, Superpedestrian, pre-vendió 1700 ruedas a US$ 799 cada una. Se enviarán este otoño boreal.

undefined

Rodados. Un emprendimiento que apuesta a la sustentabilidad sobre ruedas ganó en 2010. Foto: Prensa James Dyson.

Mu Folding Plug, Subcampeón Internacional, 2009

Mientras las laptops se vuelven más finas y portátiles, Min-Kyu Choi se dio cuenta que el enchufe de tres patas usado en el Reino Unido permanecía en la era analógica: voluminoso y difícil de manejar. Entonces, el estudiante de la Royal College of Art pensó una versión plegable. Dyson explica: “La clave es la manera en que se doblan las dos patas, la viva y neutra, que giran 90 grados para estar en línea con el cable a tierra. Esto permite que el cuerpo del enchufe se doble entonces a su alrededor”. Mu se vende por cerca de US$ 42.

Automist, Ganador Internacional, 2009

Un nuevo tipo de matafuegos, el Automist entra en cualquier canilla hogareña y detecta el fuego con un detector de calor wireless interno. En respuesta al fuego, dispara una fina bruma de agua que, debido a la corriente de aire ascendente de la llama y la evaporación de las pequeñas gotas, evita que el agua llegue y quede en la bacha. Los inventores de Automist, Yusuf Mohammad y Paul Thomas, del Royal College of Arts, venden el sistema a través de su compañía, Plumis.

Martillo Multifuncional, 2004

Marcus Hartley, de la Universidad de Huddersfield, de Inglaterra, ganó el Premio Dyson inaugural en 2004. Cada constructor necesita un martillo, pero la herramienta realiza una sola función. Hartley transformó el diseño original agregándole un gancho, para que pueda colgarse en la escalera y ser usado para llevar material en lámina y pizarras. Su martillo nunca llegó a producirse, pero Hartley luego fue contratado por Dyson, convirtiéndose luego en gerente de Diseño de los secadores de mano Airblade Tap y Airblade mk2. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas