Cómo viven el apagón los vecinos del papa Francisco
Negocios

Cómo viven el apagón los vecinos del papa Francisco

Ya hicieron reclamos pero la situación no se remedió y oscilan entre la falta de luz y la baja tensión. Historias de una Navidad marcada por el calor en la cuadra en la que vivía Jorge Bergoglio.

Por Joaquín Garau 27 de Diciembre 2013

 


-¿Sabés quién está sin luz?
-¿Quién?
-Javier.
-¿Sabés quién más está sin luz?
-¿Quién?
-El de acá a la vuelta.

La conversación se da en la esquina de Membrillar y Gregorio De Laferrere, en el barrio de Flores. A media cuadra se encuentra la casa en la que Jorge Mario Bergoglio se crió. Años después, se convertiría en centro de curiosos y hasta tendría una placa de la Legislatura Porteña resaltando que allí vivió el Papa argentino. Hoy, las calles que lo vieron crecer oscilan entre la falta de luz y la baja tensión.

Apertura.com recorrió el barrio de Francisco. Aquella que supo ser su casa está cerrada y sus actuales habitantes parecen no estar. En la residencia de al lado, al tocar el timbre, sale María Iglesias.

 

Estuvo sin luz entre las 2 de la mañana del 23 de diciembre y las 18 de la tarde previa a Nochebuena. Venía de tres días sin luz. "Tengo 70 años y fue la mesa más triste de Navidad que viví", recuerda la vecina al ser consultada por este medio. La charla la interrumpe Mario, el vecino de al lado, que llega en moto y hace la pregunta obvia: "¿Tenés luz?". La respuesta es a medias: "Tengo baja tensión". Y no es la única vecina de la zona en esa situación. Dependiendo la fase a la que responde una casa, se puede tener o no luz, o incluso tener baja tensión, algo que para los vecinos es peor. "No puedo tener enchufado el aire acondicionado", dice Iglesias. Y se pregunta: "¿Entonces para qué me lo compré?".

Los vecinos que viven en frente a la casa que supo ser del papa Francisco no tienen luz desde hace dos días. Pero no todo estuvo tan mal: el 24 tuvieron luz. Hacia el lado del pasaje Espartaco, los días a oscuras ya son seis. Mientras tanto, al caminar solo una cuadra más hacia Avenida Directorio, las quejas se escuchan de a montones. Sucede que ya llamaron a Edesur, al Enre, al 103 (número de emergencias de la Ciudad) y hasta al Ministerio de Planificación. Según explican, esa batería de reclamos sin respuestas es "lo más indignante".

timbrebergoglio
Cartel escrito por vecinos de la cuadra de enfrente a la de la casa donde vivió el papa Francisco. Crédito: Joaquín Garau

Cruzando Avenida Directorio, un supermercado chino está completamente a oscuras. Con la reja celeste completamente cerrada, atienden con la puerta bajo llave, ya que no tienen luz. Lo mismo sucede si se llega a Avenida Rivadavia. Los locales alquilaron generadores eléctricos y así encienden el local en la época donde más ventas se registran.

La marcha de la bronca. Los vecinos se juntaron en Membrillar y Directorio y cortaron la calle. María Iglesias estuvo ahí y describe una jornada decepcionante. "Nos ponemos mal contra nosotros mismos, contra el automovilista que no tiene la culpa", relata. Mientras tanto, Mónica, su vecina de enfrente, asegura que ya no va más a las manifestaciones porque "se pusieron violentas".

casabergoglio
La casa donde vivió el papa Francisco, en Flores. Crédito: Joaquín Garau

Su apreciación sobre los cortes de calle son correctos. El 23 de diciembre, cuando el calor apretaba, una manifestación terminó con un herido de gravedad, luego de que un policía disparara contra un vecino que marchaba pidiendo luz. Al día siguiente, en vísperas de Navidad, el hombre falleció.

Los vecinos de Francisco cruzan los dedos y ruegan porque las bajas de tensión y los cortes aleatorios se terminen lo antes posible. Por esa razón los carteles siguen pegados en las puertas de los vecinos de la calle Membrillar: "El timbre a veces no funciona a causa de cortes de luz intermitentes. En ese caso, golpear la puerta. Gracias".



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas