Murió Fred DeLuca, fundador de Subway

Tenía 67 años y luchaba desde hacía dos años contra la leucemia. La historia de un emprendimiento creado para pagarle la carrera de medicina.  15 de Septiembre 2015

Fred DeLuca, fundador de la cadena Subway, murió hoy a los 67 años tras una larga lucha de dos años contra la leucemia. 

DeLuca comenzó en el negocio a sus 17 años, cuando abrió un local que vendía sandwiches en Bridgeport, Connecticut.

La idea de vender sandwiches de grandes tamaños, muy diferentes a los que se encontraban en el mercado en aquél entonces, nació de su necesidad de pagar la universidad para convertirse en doctor. “La posibilidad de confeccionarse el sándwich a gusto, con preponderancia de verdura fresca y a un precio competitivo, era algo totalmente nuevo en nuestro negocio y es, hasta hoy, también, lo que más celebran los clientes en las investigaciones que encargamos”, supo decir DeLuca a APERTURA, en una de sus visitas a la Argentina. 

Su primer local se llamó Pete´s Super Submanirnes, en honor a un amigo de la familia que le dio la idea y que se convirtió en su principal socio. Peter Buck le prestó US$ 1000  y dio inicio, sin saberlo, a una cadena global de sandwiches. 

Si bien al principio no funcionó todo tan bien como esperaba, sí logró triunfar gracias al sistema de franquicias, que le dio presencia en distintos mercados. “Yo pensaba que la franquicia era para los grandes players", confesó a este medio. 

En 1978 desembarcó en California y, en 1984, abrió su primer local internacional en Bahrain. Era el inicio, porque a ese local se sumaron 44 mil comercios en todo el mundo. 

La muerte de DeLuca llegó en sintonía con el aniversario 50 de la empresa, que en julio festejó medio siglo de sandwiches submarinos. 

Por su enfermedad, las operaciones de la compañía habían quedado en manos de su hermana Suzanne, aunque el empresario seguía de cerca la gestión del negocio.

El emprendedor estadounidense aparece en el puesto 737 de la lista anual de multimillonarios que publica la revista Forbes, con un patrimonio estimado en US$ 3500 millones, según informó el diario El País.

“De eso se trata: todos tenemos que comer en algún momento del día, todos los días. La pregunta no es si alguien comerá, sino dónde lo hará. Y, ahí, todo pasa por seducirlo”, sostenía DeLuca. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas