Mexicana de Aviación presentó la quiebra
Negocios

Mexicana de Aviación presentó la quiebra

La empresa tenía problemas desde 2010. Con su cierre, 10 mil trabajadores quedaron sin trabajo.  07 de Abril 2014

El camino de Mexicana de Aviación, una de las aerolíneas más grandes de México, terminó luego de que fuera declarada su quiebra por la justicia de ese país, y unos 10 mil trabajadores se quedaran sin empleo.

La titular del juzgado undécimo de distrito en Materia Civil del Distrito Federal de México, Edith Alarcón, determinó la quiebra Mexicana de Aviación y sus filiales Mexicana Click y Mexicana Inter, informó la agencia Télam.

La compañía estaba desde hace tres años y siete meses en concurso de acreedores, entre los que figuran el Banco Mercantil del Norte, el Grupo Financiero Banorte y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. 

undefined

Adiós. La empresa quebró y 10 mil empleados quedaron sin trabajo. Foto: Bloomberg.

Ya se había fijado como fecha límite febrero de 2012 para declarar o no la quiebra de la aerolínea, plazo que fue ampliándose para dar la oportunidad a varios inversores interesados en su compra, pero finalmente no se concretó operación alguna. 

"Lamentamos esta decisión, nosotros hemos trabajado para que Mexicana de Aviación volviera al aire, con los 8500 empleos", indicó el secretario general de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (Assa), Ricardo del Valle. 

A los trabajadores directos de la empresa se suman unos 3000 más en forma indirecta que prestaban a la compañía servicios tercerizados. 

El golpe mayor lo recibió en 2010, cuando suspendió sus operaciones en agosto como consecuencia de una crisis financiera. 

La compañía pertenecía a Nuevo Grupo Aeroportuario, propiedad de Grupo Posadas, entonces dirigido por Gastón Azcárraga, actualmente procesado y prófugo de la justicia. 

En noviembre de 2011, el inversor minero mexicano Iván Barona intentó acudir al rescate y comprar la aerolínea, operación que fue suspendida por el conciliador y administrador de la empresa, Gerardo Badín, por no cumplir con los requisitos. 

La aerolínea precisaba de un grupo de inversores que acudiera a su rescate y asumiera sus deudas que ascienden a US$ 863 millones y una inyección de más de US$ 150 millones para impulsarla en el mercado. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas