Los vasos gigantes de gaseosas dulces desaparecen de Nueva York
Negocios

Los vasos gigantes de gaseosas dulces desaparecen de Nueva York

A partir de mañana se prohibirá la venta de bebidas con azúcar en recipientes con capacidad superior a los 473 mililitros. Qué busca la iniciativa. 

11 de Marzo 2013

Todo comenzó en septiembre de 2012. Nueva York veía cómo la ley para prohibir la venta de bebidas azucaradas superiores al medio litro salía a la luz y aguardaba por el día de su aplicación. Ese día llegó y obligará a los restaurantes, cafeterías, cines y otros comercios a adecuarse a una ley que busca limitar el consumo de azúcar en la gran manzana.

Bebidas - IMG
La medida comenzará a regir el martes 12 marzo en virtud de una ley antiobesidad a la que la industria se opone indignada pero que los médicos recibieron entre la satisfacción y el escepticismo, ya que su cumplimiento efectivo es un misterio hasta que pase algún tiempo. 

En total, más de un tercio de los estadounidenses padece sobrepeso, una tendencia que además está en aumento como consecuencia del sedentarismo pero también de una mala alimentación, con exceso de fritos, edulcorante y azúcares. 

"La obesidad es un problema nacional y en todas partes los médicos se llevan las manos a la cabeza; Nueva York no se llevará las manos a la cabeza. Haremos algo", dijo al diario The New York Times el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.


Las bebidas dulces -incluidos el café y el té helados- sólo podrán venderse a partir de ahora en recipientes de un máximo de 16 onzas (473 mililitros), y los vasos gigantes sólo podrán utilizarse en cines y tiendas de comida rápida para bebidas sin azúcar o dietéticas edulcoradas.

En los supermercados podrán seguir comprándose enormes botellas de gaseosas, de hasta un galón (3,78 litros), pero no en cines, restaurantes, kioscos o cafeterías.

Aún así, hay algunas excepciones que escapan a la lógica: en el formato "large" (grande) podrán seguir vendiéndose batidos, aunque algunos contienen unas 1800 kilocalorías, casi el consumo mínimo de un varón adulto para todo un día. 

Bloomberg tiene a los médicos de su parte, quienes advierten que muchas bebidas tienen una décima parte de azúcar, o incluso más, según informó la agencia DPA. Aun así, la medida neoyorquina les parece tan sólo una gota en medio del océano.

Entretanto, la industria brama contra la decisión de Bloomberg: "¿De verdad quieren dejar que los burócratas les digan en qué vasos deben beber?", pregunta una gran pancarta colocada en los camiones que cada día suministran millones de latas y botellas y que nada dice sobre la salud humana.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas