Los negocios detrás de la caída del meteorito en Rusia
Negocios

Los negocios detrás de la caída del meteorito en Rusia

Distintos sitios ofrecen partes de la roca y otros un tour al lugar del impacto. Cómo se maneja el mercado de los coleccionistas de estos fenómenos.

Por Carol Matlack 21 de Febrero 2013




¡Psssst! ¿Quiere comprar una parte del meteoro que explotó sobre Rusia el otro día? Cientos de vendedores estarán contentos de escucharlo. Algunos incluso quizá estén vendiendo meteoritos reales.

Avito.ru, el equivalente ruso a Craiglist, se vio inundado con avisos ofreciendo meteoritos de Chelyabinsk, lugar de la dramática explosión del 15 de febrero que hirió a más de 1000 personas. Las listas también están comenzando a aparecer en eBay. Los precios van desde menos de US$ 20 por fragmentos de unos 100 gramos a más de US$ 3300 por un meteorito descripto como “del tamaño de un huevo”.

Algunos ejemplos de los negocios en oferta:
- Una publicidad de eBay ofrece “muestras de la escena del meteorito de Chelyabinsk” por US$ 200. El vendedor admite: “No estamos 100 por ciento seguro de que es un meteorito”.
- Un vendedor en Avito.ru propone “un tour privado el lugar de la explosión y una excursión para mirar la destrucción” por US$ 167, incluyendo recogida en el aeropuerto.
- Otro vendedor en Avito.ru está pidiendo US$ 3300 por un meteorito “encontrado cerca de la fábrica de zinc”.

Eso suena como mucho. Pero, dice Rob Elliott, un negociante de meteoritos cerca de Edimburgo, Escocia: “Cualquier coleccionista serio va a querer un pedazo” (sí, hay coleccionistas de meteoritos serios y comerciantes, además de asociaciones nacionales e internacionales de aficionados a los meteoritos).

Meteorito - IMG
Inesperado. La captura de un video de la caída del meteorito, que tomó por sorpresa a los habitantes de Rusia.

La agencia de noticias RIA-Novosti citó a científicos rusos para decir que el meteoro de Chelyabinsk estaba hecho de “condritos comunes” con contenido de hierro de cerca del 10 por ciento. “Esto suena como un tipo de meteorito muy común”, dice Elliott, “pero tiene la atracción extra de la bola de fuego, que fue vista por muchas personas y que hizo mucho daño”. 


¿Qué, entonces, si uno no es un coleccionista serio pero igual quiere su parte del mayor objeto en entrar a la atmósfera terrestre en un siglo? ¿Qué puede esperar pagar? Los meteoritos están sujetos a las mismas leyes de la oferta y demanda que gobiernan a los objetos terrestres, dice Mark Ford, coleccionista de vieja data que es chairman de la Sociedad Británica e Irlandesa de Meteoritos. “Algunas caídas de meteoritos son de unos pocos kilos, y tienden a ser más valiosas”. Ford dice que escuchó que algunos especímentes particularmente raros cotizaron hasta US$ 1000 por gramo.

Sin embargo, el meteoro de Chelyabinsk era enorme -la NASA estimó su peso entre 7000 y 10.000 toneladas- lo que significa que muchos meteoritos probablemente cayeron, y los precios seguramente bajen. Esas son las buenas noticias para compradores potenciales. Las malas noticias, dice Ford, es que “si uno compra ahora, pagará demasiado”. Los precios típicamente caen luego de la excitación inicial de la caída de un gran meteorito, dice.

Un riesgo aún mayor es que lo que uno compre no sea un meteorito. Las autoridades rusas emitieron una rígida alerta para los vendedores online, diciendo que la policía “estará monitoreando las publicidades” y que cualquiera vendiendo meteoritos falsos “será inmediatamente procesado”.

Exactamente cómo la policía rusa va a autentificar los meteoritos no se explicó. Mientras tanto, el comerciante escocés Elliott dice que miró un número de las publicidades online de supuestos meteoritos de Chelyabinsk, “y hasta ahora no vi meteoritos. Lo único que vi son muchas piedras viejas”.

Un vendedor particularmente imaginativo está ofreciendo vender bolsas con parte de la capa superior del suelo de Chelyabinsk a las personas que quieren buscar meteoritos en la comodidad de sus propias casas. Comprar estas probablemente no sea una buena idea, ya que esa región es hogar de una gran planta procesadora de plutonio que en los ’50 sufrió uno de los peores accidentes nucleares en la historia.

Ford les advierte a los potenciales compradores mantenerse alejados de las publicidades online con fotografías borrosas y buscar piedras con una capa externa negra azabache, causada por el sobre-calentamiento de cuando el meteorito pasa por la atmósfera a una velocidad supersónica. Pero, agrega, “hay muchas rocas negras”. Incluso pedazos de asfalto se pueden confundir con meteoritos.

La mejor apuesta, dice Ford, es comprarle a un comerciante que sea miembro de la Asociación Internacional de Coleccionistas de Meteoritos, un grupo de comerciantes autorregulados. Usualmente, luego la caída de un gran meteorito, “los comerciantes están en el siguiente vuelo”, dice. “Pero siendo Rusia, es un poco más difícil. Tienen que obtener visas, y hay algunos temas de seguridad porque Chelyabinsk es una ciudad nuclear”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas