Los empleados de HMV contaron desde la cuenta corporativa en Twitter cómo eran despedidos
Negocios

Los empleados de HMV contaron desde la cuenta corporativa en Twitter cómo eran despedidos

Los trabajadores que eran echados narraron con un tono que mezcló enojo e ironía la situación que vivían en la empresa. Mirá los tweets más críticos. 

 

01 de Febrero 2013

Cuando una empresa decide despedir a un empleado, suele bloquear su acceso a las computadoras y demás sistemas para evitar que, si no se lo tomara muy bien la decisión, no se vengara con la compañía. Esta estrategia no se tomó en la cadena de música británica HMV, que tras anunciar la quiebra, comenzó a despedir a sus empleados. Sin embargo, los administradores de las redes sociales, utilizaron Twitter para manifestar su enojo por la decisión.

"Estamos twiteando desde el área de recursos humanos, donde nos están echando. Excitante", se leyó ayer en la cuenta @hmvtweets. Por detrás estaban los responsable de social media, quienes dispararon desde la red social: "Hay 60 personas que están siendo despedidas ahora. Ejecución en masa de leales empleados que aman la marca". Los mensajes pudieron ser leídos por cualquiera de los 73 mil seguidores que la compañía tiene, pero sólo por un rato, ya que luego fueron borrados.

Incluso, con el paso de los minutos también se pudo leer un tweet que daba cuenta de que la compañía estaba al tanto de los mensajes de los empleados. Se llegó a leer que una de las cabezas de marketing estaba averiguando cómo detener los tweets, cada uno acompañado por el hashtag #hmvXfactorFiring, haciendo alusión al programa televisivo (parecido a un reality show) X Factor, donde se elimina a los participantes.

hmv-twitter-long-2013-46_460

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 



 

 

Con el paso de las horas, la tensión bajó y se pudieron leer mensajes que explicaban lo sucedido (hablaban de un compañero "entendiblemente molesto" por su despido) y le pedían a los usuarios que siguieran junto a ellos.


Mientras tanto, la empresa vive una situación de crisis total, que la llevó a declarase en quiebra. Las pérdidas por US$ 54 millones pesaron más que los casi 100 años de historia de la cadena británica, y se decidió a buscar un comprador para sus 239 sucursales, mientras que 4350 empleados esperan por saber si mantendrán sus puestos.

No es la primera vez, sin embargo, que una red social le trae dolores de cabeza a una empresa. El año pasado, Starbucks sufrió una crisis debido a que su encargado del manejo de Twitter lanzó un mensaje donde se "disculpaba" por utilizar productos nacionales. La propia red social se hizo eco y llovieron críticas, por lo que la empresa debió salir a disculparse por sus disculpas. Su gerente general, al referirse al asunto, destacó: "Nos inventamos una crisis innecesaria". Y todo por 140 caracteres.  

Problemas en el muro

La marca de ropa Penguin Argentina también sufrió por culpa de las redes sociales. Todo comenzó cuando un diseñador colombiano fue alertado por un usuario de Facebook que un diseño utilizado por la marca era muy parecido a una creación suya. A partir de ahí, los usuarios se solidarizaron con el reclamo del diseñador y llenaron el muro de Penguin con mensajes de apoyo y críticas contra la empresa. Tantos fueron los mensajes que la marca comenzó a borrarlos y, ante la imposibilidad de hacer frente a la crisis 2.0, decidieron cerrar su muro hasta que los ánimos se tranquilizaran. 

Luego de un tiempo, la página de Facebook de la empresa volvió a aceptar comentarios. En el medio, habían posteado una explicación que sostenía que ya estaban en contacto con el diseñador para buscarle una salida al asunto. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas