Cronista.com Infotechnology.com Clase Ejecutiva
Revista Apertura

Tras el mostrador

Los banqueros que manejan China Wok, Havanna, Kentucky Fried Chicken y Wendys

Cuatro ex ejecutivos financieros son los socios de Inverlat, compañía que lleva invertidos más de US$ 500 millones en la última década. Hoy gestionan empresas como Distribución Eléctrica de Rio Negro y los chocolates Fenoglio.

Facundo Sonati

@FacuSonatti




Carlos Giovanelli, Guillermo Stanley, Osvaldo Pieruzzini y Damian Pozzoli tienen la increíble capacidad de servir un frapuccino, producir alfajores, freír pollos, imprimir cheques, distribuir energía y armar hamburguesas en simultáneo. Y lo más paradójico es que estos ex ejecutivos de grandes bancos como Citi y Deutsche Bank, lo hacen todo desde su oficina en el barrio porteño de Nuñez.

Los cuatro empresarios son socios de Inverlat, una compañía inversora que desembolsó US$ 500 millones en la última década en adquisiciones e inversiones.

“No somos un fondo, somos una compañía inversora porque ellos compran para ganar con la venta. En cambio, nosotros tenemos una filosofía más tradicional en donde recuperamos la inversión en el día a día del negocio”, asegura Pozzoli que antes de desembarcar como empresario fue head de inversiones en Deutsche Bank y ocupo distintos cargos en ABN Amro en Buenos Aires.

Inverlat es la continuadora de Desarrollo y Gestión (D&G), desde el año pasado, cuando Chrystian Colombo, uno de los fundadores, salió de la sociedad.

El cuarteto que se quedó, tiene un verdadero abanico de empresas: Desarrollos Gastronómicos SA (Degasa); que incluye KFC, Wendys y China Wok; la cafetería Havanna con 285 locales, y donde Colombo es socio minoritario; Reef, con nueve locales, donde comparten la marca con Fabián Papini y Diego Solá Prats y tiene ventas por $70 millones; Distribución Eléctrica de Rio Negro (EDERSA), el 50 por ciento de la sociedad pertenece a Camuzzi Argentina y factura unos $500 millones; los chocolates Fenoglio; ICSA, que tiene un 40 por ciento del mercado de impresión de cheques de la Argentina; y lanzará muy pronto Canterbury, la firma de indumentaria deportiva, para la que tiene la licencia en Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay.

“Nuestro esquema consiste en comprar compañías con capital propio e invitar en cada adquisición puntual a otros inversores. Esos socios varían según las empresas y sus intereses”, explica el ejecutivo.

KFC IMG NUEVA

En Degasa, son socios de los hermanos Stuart Milne, la familia D’Alessandro (ex Arcor) y Federico Tomasevich, de Puente Hermanos. La compañía dio su primer paso en mayo de 2011, con la compra de una sociedad en Chile, que agrupa Kentucky Fried Chicken (KFC) y la franquicia peruana China Wok, por la que pagó unos US$ 30 millones.

Esta sociedad, pertenecía al empresario chileno Ricardo Vilensky, responsable de KFC en Chile desde 1993. Los 59 locales de la marca de los pollos fritos y China Wok facturaban US$ 45 millones cuando se concretó la venta.

“Casi en simultaneo decidimos traer Wendys a la Argentina y acordamos con Yum lanzar KFC en el país”, dice Pozzoli. Yum! Brands es la mayor cadena de restaurantes del mundo con 39.000 locales en 125 países. En 2012, facturó más de US$ 13.000 millones con las marcas KFC, Pizza Hut y Taco Bell.

“El secreto de KFC está en un empanado al que se someten las piezas de pollo hecho con 11 especias sugeridas por el Coronel desde que se lanzó el producto”, comenta el director de la compañía.

Los proveedores son todas primeras marcas: Granja Tres Arroyos, de la familia De Grazia, provee la tonelada de pollo que por día consumen los clientes de KFC; Brasil Foods, dueño de Quickfood, abastece de hamburguesas a Wendys; las papas son McCain; el pan es Bimbo; y Coca Cola tiene la línea de bebidas.

El primer restaurante de KFC, en el Alto Palermo, genera 30.000 tickets por mes, que se traduce en alrededor de 90.000 consumidores cada 30 días. El combo Wendys-KFC del Alto Palermo, un espacio de 1500 metros cuadrados en el tercer nivel, duplico las ventas gastronómicas del shopping. Daniel Elsztain, director comercial de APSA, asegura que con el reemplazo del espacio de juegos por estos dos restaurantes se resolvió la saturación del patio de comidas en las horas picos.

“Gracias a nuestra relación con Yum! Brands, tenemos la prioridad para traer a la región Pizza Hut y Taco Bell, las otras dos marcas de la compañía. Pero no está incluido en nuestros planes para los próximos dos años”, advierte uno de los socios de Inverlat.

Lo que sí está planeado es la expansión de Wendys con 50 aperturas en diez años y una política similar para KFC. El primer local de hamburguesas, en Cabildo y Juramento, epicentro porteño de las comidas rápidas, facturó $25 millones el año pasado, posicionándose como el que más factura y hamburguesas cuadradas despacha en todo el mundo.

Ese primer paso costó más de US$ 2 millones y hoy pasan más de 40.000 personas por mes. Sin embargo, Pozzoli es celoso a la hora de dar cifras y prefiere reservarse los montos que invertirá la sociedad en las próximas aperturas. “En este tipo de restaurantes se invierten unos US$ 1200 por metro cuadrado”, ejemplifica.

En el segundo semestre del año, Wendys abrirá su tercera sucursal en Abasto Shopping, otro de los paseos de compras de la familia Elsztain.

Degasa proyecta implementar tres conceptos de locales para KFC y Wendys: los patios de comidas, a la calle y los espacios más amplios, con estacionamiento propio.

“En este tipo de inversiones el recupero de la inversión se da en una plazo que oscila entre dos y tres años”, asegura el socio de Inverlat. Y agrega, que el 50 por ciento de los costos son el personal y la comida.

Un gigante global da sus primeros pasos en la Argentina. “El consumidor argentino es exigente, por lo que representa un desafío para nosotros que ya estamos instalados en otros países con fuerza y desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, en Ecuador tenemos 100 locales de KFC”, dice Frederic Levacher, general manager de YUM! Brands Latinoamérica y el Caribe. El ejecutivo visitó por tercera vez Buenos Aires para protagonizar la apertura oficial del primer KFC de la compañía en el país, que conto con la presencia de la embajadora de Estados Unidos en la Argentina.

La firma agrupa las marcas Kentucky Fried Chicken, Pizza Hut y Taco Bell y tiene una capitalización bursátil de US$ 31.000 millones. “Teníamos que hacer la prueba de cómo reaccionaba el consumidor argentino a comer pollo frito con la mano. Y la recepción fue muy buena”, asegura.

Yum abrió 1976 sucursales fuera de los Estados Unidos el año pasado. “En Estados Unidos hay 54 locales por cada millón de habitantes. Ese es un número para medir el potencial de crecimiento en la Argentina, donde apenas tenemos uno sobre 40 millones”.

Compañeros del café. “A partir de nuestra exitosa experiencia con Havanna decidimos informarnos y avanzar sobre lo que denominamos food services”, dice Pozzoli. La cadena de cafeterías fue la primera compra importante del grupo de ejecutivos. En 2003, D&G compró la deuda de la empresa, de unos US$ 32 millones, con una quita aproximada del 50 por ciento. Hoy, Havanna tiene una facturación similar a todas las marcas de Degasa juntas. “Acabamos de lanzar un nuevo concepto denominado Coffee Store, en el lobby del edificio de La Nación frente a plaza Roma. Es una isla donde ofrecemos nuestros productos y creemos que es un concepto con mucho potencial para edificios de oficinas y colegios”. 

0 Comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Comentá