Lo que hay que saber para poder sobrellevar la crisis de los 50
Negocios

Lo que hay que saber para poder sobrellevar la crisis de los 50

Todavía faltan 15 años para llegar a la jubilación y la situación laboral ya está definida. Consejos para respirar a fondo y seguir renovándose. Por Rosa Londra 06 de Abril 2015

 

Tener 50 años, una carrera profesional realizada y la jubilación a 15 años de distancia es, para muchos trabajadores, un desafío que puede convertirse en una crisis. ¿En qué momento de mi carrera estoy? ¿Qué me queda por hacer? ¿Qué objetivos nuevos se presentarán? ¿Estaré a la altura?

Para Andrés Hatum, profesor de Comportamiento Humano en la Organización y director del Centro de Investigación Talento y Management en IAE Business School, la cincuentena es un desafío. “Quedan aún 15 años laborables según la Ley y, según el lugar de la organización en que uno esté, hay que reconvertirse para seguir agregando valor a la compañía o al proyecto laboral que se encare”, explica.

Para él, a los 50, se trata de ver cómo se está actualizado, cómo generar foco. “Convertirse en referente es una alternativa válida, ya que el mundo del trabajo va hacia una mayor especialización”, explica.

Si se desea desarrollar una faceta emprendedora, a esa edad, hay mucho en el haber: experiencia de vida corporativa, recursos económicos (y saber administrarlos), habilidad para gestionar proyectos y disfrutar de ciertas madurez y estabilidad. Ser business angel o colaborar con emprendedores jóvenes es otra opción.

Según Rubén Barasch, director de la licenciatura en Recursos Humanos de UADE, en esta etapa, reconocer las capacidades propias es el primer paso para elegir un nuevo camino. También, considerar que el capital más importante del profesional mayor de 50 años es su experiencia.

Aconseja capacitarse y mantenerse actualizado permanentemente. “Eso requiere una actitud proactiva. Optimismo y flexibilidad deben, también, ser una constante y considerar que todo cambio requiere tiempo y mantener el entusiasmo durante la búsqueda”, agrega. Recomienda no cerrarse a una sola opción en la fase exploratoria.

El disparador pueden ser muchas cosas: la sensación de tarea cumplida, una crisis económica, un despido. O el tomar conciencia de que hay un final no tan lejano y se quiere realizar aquello que se soñó y postergó. Por eso, Barasch aconseja a los jóvenes profesionales que, además de su trabajo en relación de dependencia, encaren un proyecto propio, en forma paralela. “Requiere un esfuerzo mayor pero, también, será un importante respaldo en el futuro. Ayudará a redireccionar y no tener que empezar de cero”, finaliza.

Nota publicada en la edición de febrero de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas