La AFIP allanó un taller clandestino que cosía para Grisino: dos detenidos
Negocios

La AFIP allanó un taller clandestino que cosía para Grisino: dos detenidos

En el lugar también vivían los trabajadores, entre los que se encontraba una chica de 16 años embarazada.  25 de Septiembre 2015

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) allanó un taller textil que confeccionaba prendas para las marcas “Grisino” y “Bross”. Sobre los 25 trabajadores relevados por los agentes de Seguridad Social, el 76 por ciento no estaba registrado y 3 eran indocumentados.

El taller, ubicado en La Matanza, provincia de Buenos Aires, funcionaba según la AFIP bajo el sistema de “camas calientes”, es decir que hacía a la vez de vivienda de los obreros y guardería: había 12 habitaciones en las que vivían los trabajadores, una menor de 16 años embarazada y una decena de niños que eran cuidados por más de 12 horas diarias por dos personas del lugar.

En el inmueble coexistían el taller de costura y confección, un sector de estampado que no contaba con las condiciones de salubridad necesarias para la utilización de los químicos y, en un local lindero, se encontraban las áreas de planchado y embalaje de las prendas. Las empleadas relevadas manifestaron que su jornada laboral duraba entre 7 y 20 horas y que, además, limpiaban los baños y el taller, tarea que no les era remunerada.

Este hallazgo dio lugar a la denuncia ante el Juzgado Federal N° 2 de Morón, a cargo del Dr. Jorge Rodríguez, quien ordenó el allanamiento del predio y convocó a la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, a la vez que informó a la Dirección Nacional de Migraciones, a los efectos de constatar la posible comisión del delito de trata.

Como resultado del operativo de la AFIP, se detuvieron a 2 personas de nacionalidad boliviana: el titular del taller y su hermano, y se secuestraron las prendas y la documentación que comprobaría el vínculo comercial con las firmas “Grisino” (Creskotec S.A.) y “Bross” (Mejlef).

Cabe destacar que el taller confeccionaba 15 mil prendas mensuales para Crescotek que factura anualmente $ 300 millones, y 3 mil remeras para Melfej que factura $ 80 millones. Y que la ganancia era más que considerable, puesto que mientras Grisino abonaba al taller $13 por una remera, la vendía luego al público a $189.

Una vez más la AFIP acciona para resguardar los derechos de los trabajadores y promover la inclusión social de todos los ciudadanos.

Las pruebas de la relación con Grisino



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas