Guillermo Hang, director General de Techint:  “La recuperación económica será más lenta”
Negocios

Guillermo Hang, director General de Techint: “La recuperación económica será más lenta”

El Grupo invertirá US$ 630 millones este año, pero plantea advertencias sobre la pérdida de competitividad local. La hoja de ruta de cada área de negocios. 

Por Pablo Ortega 03 de Mayo 2013




Productividad y productividad. La palabra aparece en varios pasajes de la entrevista con Guillermo Hang, director General de la Organización Techint, como respuesta a los desafíos que plantea el actual escenario económico. El Grupo más grande del país invertirá este año US$ 630 millones entre sus cuatro áreas de negocios pero se prepara para un 2013 donde, a pesar del crecimiento esperado, persistirán los desequilibrios macro que comprometen la competitividad. “Cerramos un año de crecimiento acotado en el mundo y en la región. Esto, sumado a la presión de costos y la fuerte competencia, nos llevó a redoblar esfuerzos en términos de productividad. A partir de estos logros, y ayudados por un razonable desempeño del sector energético, logramos mantener nuestros planes de desarrollo de mediano y largo plazo”, señala Hang respecto de lo sucedido en 2012.

Tenaris, la holding que agrupa a las productoras de tubos de acero sin costura del Grupo, facturó en su último ejercicio US$ 10.834 millones, un 9 por ciento más, y sus ganancias subieron un 20 por ciento respecto del balance 2011, a US$ 1701 millones. Los retos de la exploración petrolera no convencional aparecen en el horizonte de la empresa, que ya interviene en perforaciones de shale gas y shale oil en los Estados Unidos y espera poder trasladar ese expertise a la Argentina, indica Hang. A mediados de 2012, el Grupo anunció que invertirá US$ 1500 millones en ese país para levantar una planta de tubos, que se integrará con el resto de las operaciones de Tenaris en el mercado estadounidense.

En Campana, Tenaris Siderca desembolsará US$ 100 millones este año en sus sectores de laminación y terminación de producto. Por el lado de Ternium, fabricante de aceros planos, el plan principal de Siderar en San Nicolás pasa por incrementar su capacidad de producción de planchones de acero en 500.000 toneladas anuales, con una inversión de US$ 260 millones, dice el ejecutivo. “Esto, de la mano del desarrollo de nuestra presencia en Brasil, nos permitirá seguir creciendo y potenciando nuestra cadena de valor”, apunta Hang, en alusión al ingreso de Techint en Usiminas, concretado en noviembre de 2011. Los números de Siderar reflejaron en 2012 el crecimiento acotado del que habla el ejecutivo: las ventas netas experimentaron un alza del 2 por ciento, y el resultado neto, una caída del 62 por ciento ($ 539,9 millones frente a $ 1432 millones ganados en 2011).

Por su parte, la rama petrolera, Tecpetrol, destinará US$ 180 millones a sus áreas de exploración en Chubut, Mendoza y Salta, y continuará con la ejecución de sus programas Gas Plus en Neuquén, Río Negro y Santa Cruz. Tecpetrol también está incursionando en shale gas en Fortín de Piedra, en Neuquén. En tanto, la constructora del Grupo interviene en la represa de Punta Negra, en San Juan, en el proyecto minero de Pascua Lama, en la misma provincia, y en las obras del subte H en la Ciudad de Buenos Aires. Techint espera poder participar de los proyectos de tendido de ductos de gran envergadura que el Gobierno prevé licitar, sostiene el director General.

¿Cómo ve el actual momento económico? ¿Qué proyecciones de crecimiento maneja el Grupo?
En 2013 la economía argentina crecerá a mayor ritmo que en 2012. Sin embargo, la recuperación económica, tanto a nivel mundial como regional, será más lenta que la esperada hace un par de años. Esta situación es producto de problemas estructurales; de la readecuación de los países desarrollados; y de la desaceleración de la demanda china, lo cual implica que América latina no debe esperar notorias mejorías en los valores de sus commodities. Pese a estos factores, nosotros confiamos poder sostener nuestros proyectos de largo plazo y mantener nuestro ambicioso programa de inversiones. 

Guillermo Hang


La pérdida de competitividad, fruto del atraso cambiario, es un problema que se agravó en el último año. ¿Cómo observa la situación y qué está haciendo Techint para sobrellevarla?

La competitividad de la industria argentina ha sido afectada por el crecimiento de los costos industriales y de la mano de obra. Sin embargo, no vemos que esta situación de costos relativos vaya a tener una modificación sustancial en el futuro. Por esta razón, debemos poner énfasis en la productividad, lo cual implica encarar temas tan diversos como las inversiones en automatización de procesos, desarrollo de proveedores, informatización, escala de operaciones y capacitación de personal. Esta es nuestra forma de encarar el desafío, extendiéndolo a nuestra cadena de valor. En este sentido estamos invirtiendo US$ 25 millones en capacitación, inaugurando una escuela técnica industrial en Campana.

La reindustrialización es uno de los argumentos que el Gobierno expone como logro de gestión. No obstante, hay especialistas que sostienen que la participación de la industria en el PBI no creció. ¿Cuál es su opinión al respecto?
Definitivamente, Latinoamérica enfrenta un proceso de desindustrialización que, como proveedores de la cadena metalmecánica, nosotros vemos claramente en la caída de la participación del sector metalmecánico dentro del PBI total de las mayores economías de la región. Este proceso se evidencia con mayor fuerza en Brasil, además de Colombia y México. En términos relativos la Argentina es la excepción, dado que la participación de la industria ha tenido un desempeño constante en los últimos 10 años. No obstante, hay que permanecer alertas ante un daño que se presenta como irreversible. De hecho, un estudio que impulsamos desde ALACERO (Asociación Latinoamericana del Acero) da cuenta de que el creciente déficit comercial con China, que aumentó de US$ 8000 millones en 2003 a US$ 64.000 millones en 2011, provocó la pérdida de 3,8 millones de empleos de alta calidad en América latina.

¿Qué rol juega Siderar como formadora de precios?
Desde Ternium Siderar acompañamos los precios internacionales y mantenemos nuestros precios a niveles competitivos, contemplando las problemáticas y particularidades de los diferentes sectores industriales a los que proveemos con chapa de características diferentes y con servicios asociados diversos.

La construcción fue la actividad que resultó más golpeada en 2012. ¿Cómo impactó en el negocio del Grupo?
Hubo un parate importante en grandes obras de infraestructura lo cual por supuesto impacta negativamente en la constructora, que ha buscado oportunidades en mercados ligados a la energía, minería y siderurgia, entre otros. Por otra parte, la demanda de productos siderúrgicos se mantuvo en lo que se refiere a construcciones secas y obras de reparaciones.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas