Famosos: la estrategia de las pymes para conseguir publicidad a bajo costo
Negocios

Famosos: la estrategia de las pymes para conseguir publicidad a bajo costo

Como el minuto en TV al aire ronda los US$ 2000 y una pauta en avenidas se paga entre $ 70.000 y $ 150.000, las pequeñas y medianas empresas se suben a la fama de modelos, actores y cocineros.

14 de Mayo 2015

De la mano de Marylin Monroe, el perfume Chanel N° 5 pasó a la inmortalidad. Más de medio siglo después, el poder de las celebridades para convertir cualquier objeto en un fetiche deseado sigue vigente. El minuto publicitario en TV de aire promedia los US$ 2000 y una pauta en autopistas y avenidas se paga entre $ 70.000 y $ 150.000 mensuales, costos que a las pymes les resulta difícil afrontar. Por eso, muchas se las ingenian para buscar alternativas, aprovechar la fama de modelos, actores, conductores y cocineros para dar visibilidad a sus productos.

“Hay clientas que vienen al local pidiendo el saco de Julieta Prandi’ o ‘el vestido de Nicole Neumann’", comentó Vero Alfie, dueña de la marca de indumentaria homónima. "En general, no tenemos acuerdos formales con celebrities: no trabajamos a cambio de cachet o por canjes preacordados. Apostamos a generar una relación de ida y vuelta: les ofrecemos algunas prendas como regalos y las ayudamos cuando tienen algún compromiso, y ellas asisten a nuestros eventos y comparten sus looks en redes sociales", explicó Alfie.

Según Federico Parapar, socio de la agencia Alonso Prieto Parapar Comunicación, estas alianzas y acuerdos informales a veces son la única alternativa de las pymes para difundir su marca sin desembolsar demasiado dinero. “Para estos casos, es clave la elección de la celebridad: sus atributos se trasladan a la marca de modo automático. No se trata solo de generar repercusión”, remarcó Parapar y agregó: “Es vital la elección del personaje, que el mensaje que se emita y que la situación de comunicación en la que participa junto a la marca sea acorde con el perfil de sus consumidores o con el nuevo mercado al que quiere llegar".

Pero no sólo las firmas de indumentaria echan mano de estas estrategias. Florio, una bodega mendocina de 103 años, que produce vinos de tipo italiano de alta gama, buscaba acercar su marca a chefs codiciados pero no tenía presupuesto para hacerlo formalmente. Con un acuerdo informal, logró que casi todos los chefs de Utilísima aparecieran durante dos años utilizando sus productos en la realización de sus recetas.

"Casi todos los cocineros estrella realizaron recetas y cocktails con los vinos de Florio durante dos años sin costo económico. Esto apalancó las ventas de determinados productos y fue muy notorio sobre todo en algunos vinos atípicos que solo Florio produce como sus Spumanti Rosso. Era habitual que los distribuidores o las vinotecas reconocieran los vinos al mirar los programas y ampliaran sus pedidos o accedieran a probar la compra de productos que ‘habían visto por la tele’", dijo Parapar, cuya agencia estuvo a cargo de la campaña.

El original de esta nota fue publicada en el suplemento Pyme de El Cronista Comercial.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas