Facebook y Microsoft se despiden del dinero virtual
Negocios

Facebook y Microsoft se despiden del dinero virtual

Ambas empresas dejarán de utilizar las monedas que habían creado para poder adquirir productos por sus usuarios. 

24 de Junio 2013

Entre los anuncios llamativos de la próxima generación de videojuegos que hizo Microsoft durante su conferencia de prensa en la E3 estaba la silenciosa muerte de Points, la moneda virtual de la compañía que era usada por los jugadores de Xbox para comprar juegos y otros extra en su tienda digital. Microsoft Points se unirá a Facebook Credits en el basurero de las monedas virtuales; el gigante de redes sociales anunció recientemente el fin de un ambicioso esfuerzo alguna vez visto como una posibilidad de ser más grande que PayPal.

No todos están matando sus tipos de cambio: el mes pasado, Amazon lanzó Coins, una manera para que las personas compren apps, e-books y otros bienes digitales en su tienda online. Entonces, ¿por qué las compañías de tecnología de consumo están tratando con tanta fuerza -y en general fallando- en acuñar su propio efectivo?

Es importante entender que Points, Credits y Coins son mucho más como sistemas de lealtad para pasajeros de aerolíneas que Bitcoin o Ripple, que tienen aspiraciones de convertirse en nuevas monedas globales. La idea es hacer que los usuarios gasten más al facilitar y abstraer las transacciones. Quitarles las pequeñas transacciones a las tarjetas de crédito también evita un flujo estable de fees, y las compañías que hacen una parte de sus negocios en dinero de juegos tienen más flexibilidad para la contabilidad creativa.

Microsoft_-_IMG_-_II-I_crop_1349117876944.jpg
Microsoft mostró que puede terminar mal. La compañía irritó a los consumidores al forzarlos a comprar Points en partes que no se correspondían con los precios de compras comunes, garantizando que la mayoría de los usuarios tendrían Points quietos en sus cuentas. Muchas personas sintieron que su tasa de cambio de 80 points por dólar era intencionalmente engañosa porque hacía ver a las compras más baratas de lo que eran en realidad. Microsoft tampoco ajustó el valor de Points a los cambios en sus valores de monedas internacionales en el tiempo, por lo que se volvió más caro en diferentes países cuando fluctuaron las monedas reales. La compañía finalmente escuchó las quejas. “La habilidad de comprar y alquilar contenido usando monedas locales es algo que la comunidad de Xbox Live nos dijo que quería”, dijo Microsoft en un comunicado. 

Facebook fijó que la inspiración inicial para Credits era tratar de simplificar una situación en la que muchos desarrolladores construyendo juegos en su plataforma estaban armando sus propias monedas. “Antes, los desarrolladores estaban construyendo sus propias monedas y era una experiencia confusa para el usuario tener una moneda virtual para comprar otra moneda virtual. Credits simplificó esto”, escribió Tera Randall, vocera de Facebook, en un mail. Excepto que no se simplificó.

Los desarrolladores siguieron usando sus monedas propias, embarrando las cosas para los consumidores, incluso mientras Facebook tuvo que lidiar con las confusiones de mantenerse actualizados con los tipos de cambio de las monedas extranjeras.
Uno de los atractivos clave de los puntos de fidelidad de las aerolíneas ha sido el encierro: uno vuela con, por ejemplo, Delta -aunque se esté frustrado con la aerolínea- por todas esas millas de viajero que se tienen acumuladas. Pero las compañías tecnológicas pueden tener ese beneficio solo si a las personas les gusta usar las monedas virtuales, argumenta Dennis Armbruster, manager partner de Loyalty One Consulting, que aconseja a grandes compañías en programas de lealtad.

“Realmente es sobre los datos”, dice. “La moneda en sí no llevará al encierro, aunque podría alentar el tipo de compromiso que lleva a un cerramiento”. Además, dice Armbruster, las compañías tecnológicas están reevaluando el valor de las monedas virtuales por temas impositivos y regulatorios, movidos en parte por el creciente interés del gobierno en el potencial disruptivo de proyectos como Bitcoin.

Amazon, sin embargo, todavía piensa que puede hacerlo funcionar. La compañía está sembrando las cuentas de los consumidores con Coins, esencialmente haciéndose cargo de las cuentas para que gasten dinero en productos que vende la compañía. Si los consumidores no encuentran al proceso tan irritante como pasó con Facebook y Xbox, bien pueden apreciar el dinero gratis. Amazon también está ofreciendo descuentos a aquellos que compran Coins al por mayor, alentándolos a construir reservas que se pueden usar solo en la tienda de Amazon.

“Si aprendimos algo sobre Amazon, es que pueden innovar con lo mejor de ellos y que pueden construir lealtad y adopción del usuario de forma increíble”, dijo Chris Larsen, fundador de Ripple. “Así que ciertamente hay un camino al éxito acá”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas