El mercado de cajas de experiencia amplia su catálogo y suma ofertas low cost y de lujo
Negocios

El mercado de cajas de experiencia amplia su catálogo y suma ofertas low cost y de lujo

Bigbox, una de las primeras empresas en traer el producto al país, sumó en 2015 cajas por menos de $ 300 y experiencias especiales por $ 15 mil. Cómo evoluciona el mercado.

21 de Enero 2016

Tanto en el ámbito corporativo como en los de retail e e-commerce para consumidores finales, a la hora de regalar experiencias, una cena o almuerzo siguen siendo los preferidos. Sin embargo, a más de diez años del desembarco de este tipo de producto al país, la oferta ya no se resume sólo a la posibilidad de regalar experiencias gastronómicas. En 2015, la empresa Bigbox, una de las pioneras en ofrecer el servicio en la Argentina, sumó opciones low cost por menos de $ 500 y otras de lujo, por $ 15 mil.

“Nuestro objetivo es crecer en ambos sentidos; en el último tiempo fuimos añadiendo experiencias más sofisticadas, de un valor económico más alto, pero al mismo tiempo desarrollamos otro de experiencias más accesibles”, dice Lara Esteverena, Directora de Experiencias y Marketing Regional de la marca. En un extremo de esa expansión del catálogo se encuentran las Bigbox Dynastie, a través de las cuales el agasajado puede alojarse en hoteles de lujo y dentro de esa estadía disfrutar de experiencias gastronómicas y de aventura. “La caja la lanzamos a mitad del año pasado, y lo que busca es ofrecer una experiencia holística, en la que los huéspedes reciben un trato único y son recibidos con una canasta de picnic para disfrutar de una comida junto a un lago”, detalla la ejecutiva. Y agrega: “Aunque la primicia de este producto la tuvo el sector corporativo, son los consumidores finales quienes más la reclaman”.

En el otro extremo del listado de experiencias se encuentra Bonsoir, una caja que Bigbox estrenó el año pasado y ofrece tragos de autor por menos de $ 500, convirtiéndose en una de las opciones más económicas que ofrece la compañía. A la empresa fundada y dirigida por Gastón Parisier, la diversificación de productos parece rendir buenos frutos. Mientras que cuando inició sus operaciones en 2009 Bigbox vendía 5000 cajas por año, la compañía llegó a las 100 mil experiencias comercializadas en 2015. La cifra, 20 veces mayor que la de sus inicios, representa un crecimiento del 40 por ciento en ventas con respecto a 2014.

Con 600 clientes corporativos y otros 2000 consumidores finales por mes, Bigbox apunta a un público heterogéneo compuesto por hombres y mujeres de entre 20 y 60 años, aunque, según Esteverena, es el sexo femenino el que más consume la marca. En el canal no corporativo, el ticket promedio fluctúa entre los $ 800 y los $ 1000.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Juan Ignacio Gutierrez Reportar Responder

Esto es una publicidad gigante, no una nota!! me extraña de Apertura.

Videos

Notas Relacionadas