El emprendimiento que apostó a los aceites de oliva
Negocios

El emprendimiento que apostó a los aceites de oliva

Marcelo Gracieux desarrolló un negocio llamado Quetec, que significa “fuego” en idioma huarpe, y que en 2012 facturó $ 3 millones.

Por Cecilia Valleboni 17 de Junio 2013




Cuando Marcelo Gracieux (42) apostó a la producción de aceite de oliva, pensó que solo se trataba de un hobby. Mendocino de nacimiento y profesional del mundo financiero, su familia tuvo finca de olivos toda la vida, aunque nunca llegó a desarrollar la fábrica. En el medio, el aceite de oliva experimentó su boom y Gracieux decidió arrancar en una finca de 7 hectáreas y dos prensas para la fábrica –en lo que invirtió más de $ 1 millón– y elaboró 1800 litros de aceite. “Los regalé todos: no pude vender ninguno”, recuerda, entre risas, el fundador de Quetec (significa “fuego” en el idioma huarpe, pueblo indígena de la región cuyana). Pero su suerte cambió: hoy, produce 100.000 litros de aceite, que comercializa en el mercado interno. En la fábrica –ubicada en Rodeo del Medio, Maipú–, tiene una capacidad de molienda de entre 35.000 y 40.000 kilos diarios de aceitunas, que cosecha en una finca de 150.000 hectáreas en Lavalle, Mendoza.

QUETEC
Allí, posee dos varietales: arbequina y picual. “Desde hace dos años, con la picual, también hacemos aceitunas en fresco”, destaca Gracieux (dueño, además, de una empresa constructora en su provincia). A este producto, se incorporó un vino de la marca, vinificado en una bodega boutique mendocina, y productos de delicatessen. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuenta con cinco locales, donde el 60 por ciento de los productos que comercializa son de marca propia, mientras que el resto es de emprendedores mendocinos. 

“Queremos ir de la plantación al consumidor en forma directa y posicionarnos en los principales centros del país con negocios propios”, explica. Este business model le permite competir con precios más bajos que el mercado: en el canal supermercados, el litro de aceite de oliva ronda, en promedio, los $ 60, mientras que el Quetec extra virgen promedia los $ 40.

En la Argentina, se producen 17.000 toneladas de aceite de oliva, de las cuales 8000 son destinadas al mercado interno. Gracieux asegura que el consumo sigue en crecimiento pero lento. “Se consumen 200 gramos de aceite de oliva, mientras que, en España, que es el principal mercado, la media es de 14 a 15 kilos por año”, destaca. La inversión en el sector es una de las claves para mantener el posicionamiento. En 2012, Quetec desembolsó, aproximadamente, $ 2 millones en dos cosechadoras automáticas y una nueva centrífuga, para darle mayor rapidez a la producción. En 2012, la firma facturó $ 3 millones y creció un 25 por ciento, por la apertura de dos nuevos locales, que se sumaron a los tres ya existentes.

“El modelo apunta a crecer con la inauguración de negocios”, destaca. Así, busca abrir dos nuevas sucursales en Capital Federal –Caballito y Microcentro son dos plazas que le interesan– y daría su primer paso en el interior del país, con Rosario como puntapié. Además, para este año, apuesta al turismo: proyecta la apertura de un restaurant en Mendoza y visitas guiadas a la planta y la finca.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas