El año de Isela Costantini en Aerolíneas Argentinas: paros sorpresivos, reducción del déficit y despedida
Negocios

El año de Isela Costantini en Aerolíneas Argentinas: paros sorpresivos, reducción del déficit y despedida

21 de Diciembre 2016

Con turbulencias y un aterrizaje inesperado, así fue el vuelo de Isela Costantini, la mujer de negocios que el 4 de enero dejó de ser la CEO de General Motors para Argentina, Uruguay y Paraguay para pasar a dirigir la aerolínea de bandera nacional. Por ese entonces, puertas afuera de su nueva oficina la esperaban tanto empleados simpatizantes de un gobierno opuesto al que la designó a ese cargo como un balance con un rojo de U$S 370 millones sólo como resultado de sus operaciones en 2015.

A ella se habían sumado, casi doce meses atrás, Daniel Maggi en el área de Recursos Humanos; Diego García, en la gerencia comercial; Pablo Miedziak, en el área Económico Financiera; y Diego Sanguinetti, en Planificación Estratégica de las Operaciones.

Momentos de su gestión

Costantini se sentó en una de las sillas más calientes de las empresas de bandera nacional y tuvo que enfrentar distintas situaciones.

Sin acuerdo con Sol. Costantini protagonizó la cancelación de un acuerdo con Sol Líneas Aéreas que devino en el cierre de la línea aérea. Sol había firmado un acuerdo de cooperación con Aerolíneas Argentinas, por el cual la línea de bandera le abonaba una suma fija mensual de $ 1 millón por vuelos que no estaba en condiciones de realizar, según informó la agencia Noticias Argentinas en su momento.

Pero cuando tomó el control de la línea de bandera, la nueva conducción de Aerolíneas determinó que Sol tenía una deuda de $ 40 millones con la aérea estatal. Como no hubo acuerdo para el pago de ese "rojo", el acuerdo entre ambas empresas fue rescindido y eso habría provocado la quiebra de Sol, una empresa rosarina de la familia Angeli que formaba parte del Grupo Transatlántica, un holding de viajes y turismo.

Adiós comisiones. Costantini también eliminó la comisión del 1 por ciento que la línea de bandera le pagaba a las agencias de viajes por cada pasaje vendido. Para Aerolíneas Argentinas significó un ahorro de US$ 8 millones pero para las agencias de turismo un dolor de cabeza. Sucede que la aerolínea decidió eliminar las comisiones que cobran las agencias turísticas a la empresa.

Según explicaron, las comisiones eran por la distribución del pasaje físico pero que, con las nuevas tecnologías, esa distribución no existe. En ese sentido, Aerolíneas Argentinas explicó que la cancelación de esa comisión representa un ahorro de US$ 8 millones anuales a la compañía.

“Esta comisión (cuyo mantenimiento reclaman las agencias turísticas) es en realidad un gasto de distribución que cubría el costo del envío del pasaje físico por parte de la agencia al pasajero y hoy por hoy, con las nuevas tecnologías, ese costo de distribución no existe porque no hay un costo físico”, detallaron desde la empresa.

Problemas. La directiva tuvo que lidiar en varias oportunidades con el descontento de sus trabajadores. El 15 de septiembre pasado, los pasajeros y autoridades de Aerolíneas se encontraban con una sorpresa. Los pilotos de Aerolíneas Argentinas y Austral habían iniciado un paro total de actividades durante todo un día ante “la falta de avances” en las negociaciones salariales. La decisión la habían tomado al poco tiempo de vencida la conciliación dictada por el Ministerio de Trabajo. Como consecuencia, fueron suspendidos todos los vuelos de ambas compañías.

La medida de fuerza fue decidida por la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), para Aerolíneas, y la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), para Austral. La empresa le reclamó a los gremios “retomar el camino del diálogo para evitar tomar medidas de esta gravedad que no hacen más que perjudicar” a los pasajeros “y también la situación general de la compañía”.

Logros. Superado esos conflictos, Costantini llegó a diciembre habiendo reducido un 50 por ciento su déficit diario. En diálogo con El Cronista Comercial, el CFO de Aerolíneas, Pablo Miedziak, explicó: "De mantenerse el ritmo de subsidios que traía la compañía, en promedio U$S 670 millones al año, hubiésemos necesitados U$S 1000 millones para este año y, a dos semanas de terminarlo, el subsidios total será de U$S 300 millones. Pasamos de una compañía que gastaba U$S 2 millones diarios para operar a una que necesita menos de U$S 1 millón".

También confirmó la compra de 20 aviones Boeing, y planificó, junto al director financiero de la empresa, una firme propuesta para ordenar sus balances y, a largo plazo, emitir bonos. Además, logró posicionar a Aerolíneas Argentinas y Austral como las líneas aéreas más puntuales de la región y mantuvo ella misma un bajo perfil como pasajera.

Su llegada y despedida del cargo

“Me gusta pelear y que me enfrenten”, le había dicho Isela Costantini a la revista Apertura en marzo de 2015, mucho antes de saber que sería la nueva presidenta de Aerolíneas Argentinas bajo el gobierno de Mauricio Macri.

Los rumores de su llegada ya circulaban desde temprano. En noviembre, durante un evento organizado por El Cronista Comercial y la revista Apertura, a la primera mujer en dirigir una automotriz en el país se le había preguntado sobre su posible futuro en Aerolíneas Argentinas, pero ella no había querido responder. Sin embargo, el autodefinirse como “agresiva” la convirtió en la candidata ideal para poner orden en una empresa regida en los años kirchneristas por la influencia de la agrupación política La Cámpora.

Licenciada en Comunicación por la brasilera Universidad Católica Pontificia del Paraná y con un MBA de la Universidad de Loyola de Chicago, su llegada a General Motors se dio en 1998, donde ocupó diversas posiciones en Brasil y, finalmente, viajó a Texas, Estados Unidos, para ser gerenta de planta de chásis. Fue recién en 2012 que la compañía la nombró CEO, cargo que abandonaría para reemplazar a Mariano Recalde en Aerolíneas Argentinas.

Según pudo saber Apertura.com, ahora será Mario Dell'Acqua, ex presidente de Intercargo, quien ocupe el último puesto de Costantini. Sin embargo, una fuente cercana al asunto sostuvo que "estas semanas son de transición, y la fecha de salida de la ejecutiva todavía no está definida".



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas