El agua tónica que nació en la Argentina, emigró a Chile y ahora es española
Negocios

El agua tónica que nació en la Argentina, emigró a Chile y ahora es española

Un ex empleado de Coca-Cola desarrolló una línea de bebidas de lujo que fue evolucionando con el tiempo. Por qué ya no se fabrica en el país y la presencia en Europa.

07 de Mayo 2013




Un agua tónica con gusto argentino, con base en Chile y vendida en España. Un producto de la globalización con burbujas y soñado por un emprendedor argentino.

Adrian Javier Glickman es el fundador de 1724 Tonic Water, el agua tónica nacida en la Argentina hace dos años (está en el mercado hace 18 meses). La marca, hoy controlada por la empresa Global Premium Brands, lo tiene como director de Marketing.

“1724 se hizo en la Argentina hasta diciembre del año pasado. Pero por los problemas de las importaciones de botellas (hacían falta botellas importadas porque son un diseño propio), el embotellado y la producción se hace desde Chile”, comenzó explicando Glickman a Apertura.com, vía Skype, desde París.

Este emprendedor, ex Coca-Cola, contó cómo fue que terminó produciendo un agua tónica que se vende en Europa y quiere competir con Schweppes, una de las marcas más conocidas.

“Como compañía comenzamos desarrollando un proyecto de aguas de lujo con origen en la Patagonia bajo la marca Diuco Water, ya que hace cinco años atrás este mercado tenía en Europa un atractivo importante. Pero la crisis pegó en Europa y ese mercado se deprimió bastante, porque era la exacerbación del lujo”, narró Glickman.

Sin embargo, esa persiana que se cerraba abría la puerta para un nuevo emprendimiento: “La distribución la hacíamos con Global Premium Brands dentro de España, ellos lideraban el segmento de ginebras premium. Ellos nos propusieron el desarrollo de agua tónica, y ahí nace la investigación de qué podíamos aportar nosotros desde Argentina para hacer la diferencia”.

¿Por qué hacer un agua tónica en Chile y exportarla a Europa?
Uno de los elementos diferenciadores es el origen. El por qué tiene que ver con la construcción de la marca y con las materias primas latinas y que América latina en el mundo es muy valorada por sus materias primas. La idea es trasladar eso a una marca.

Están presentes en Brasil, México, Suiza, Reino Unido, Dinamarca y Bélgica, entre otros ¿A qué otro mercado apuntan?
Estamos comenzando con los Estados Unidos, que es un mercado grande.

¿Volverán a la Argentina?
Si la Argentina se vuelve más fácil, volveremos.

Tonic_-_IMG_crop_1368021042913.jpg

Olé. Su presencia en España no es casual. En las tierras de las corridas de toros y de la paella se está viviendo un revival por los aperitivos, donde el gin tonic es la estrella.

La bebida se prepara con dos medidas gin, ½ de limón y 1 de tónica. Apostar a ser la bebida tónica por excelencia en las barras españolas es una de las metas de 1724, que para el desarrollo de la marca recibió de Global Premium Brands una inversión de 500 mil euros y, en los primeros 18 meses en España, la bebida lleva vendidas 2 millones de botellas.

A la calle, el valor de una botella de 200 ml. es de 2 euros. Y, según las proyecciones de Glickman, la marca va a cerrar 2013 con una facturación superior a los 2 millones y medio de euros.

Mientras tanto, en la Argentina, sólo quedan algunos resabios de las primeras tandas de producción en algunos bares, como 878, Aldo´s, Florería Atlántico e Isabel. “Quedó un stock en la Argentina. Que esté en el país es importante, porque el proyecto es argentino-español. Pero la marca está cambiando de origen”, destacó el emprendedor.

En el mercado, 1724 compite con Schweppes y con Fiver-Tree. Y teniendo en cuenta que su valor a la calle es entre 2 y 3 veces superior al de Schweppes, ¿Por qué la gente se inclinaría por ella? “El origen es la diferencia entre 1724 y sus competidores”, afirmó Glickman. “Su factor diferencial es que es natural: el azúcar, la quinina (que le da el sabor amargo) y los extractos son naturales. Estamos inspirados en el paladar latino, que no es el mismo que el europeo, así que las notas muy amargas les resultan muy fuertes. Además, trabajamos con una nota de mandarina, y eso fue el elemento diferenciador en el sabor” detalló.

Quienes gusten del sabor amargo de la tónica, podrán preguntar en los bares amigos si 1724 está en la heladera, esperando para preparar un gin tónic o para disfrutarse sola. De lo contrario, sólo queda una opción: viajar por el mundo y preguntar. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas