Dreamliner 787, el modelo de Boeing con problemas
Negocios

Dreamliner 787, el modelo de Boeing con problemas

El fabricante de aviones ya vendió 850 de sus nuevas aeronaves. Sin embargo, las autoridades aeronáuticas de diferentes países decidieron que no vuele hasta que se compruebe que no existen riesgos. Qué pasó con las acciones de la compañía.

18 de Enero 2013

El avión se había convertido en la estrella de todas las aerolíneas. No importaba la bandera de la empresa, todas buscaban sumar a su flota a la nueva joya de Boeing, el Dreamliner 787, capaz de volar 15 mil kilómetros con un 20 por ciento menos de combustible que sus rivales del segmento.

Los pedidos llegaban desde Europa, Japón, Qatar, Chile, India y, por supuesto, los Estados Unidos. Pero las expectativas en torno al nuevo modelo, que es capaz de llevar 290 pasajeros y cuesta US$ 270 millones, no quedaron satisfechas por los compradores, que tuvieron problemas con las aeronaves.

Complicaciones en sus baterías de iones de litio y hasta un aterrizaje de emergencia por parte de All Nippon Airways (ANA), terminaron de convencer a la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por su sigla en inglés), de que lo mejor era no volar con esos modelos hasta que se demuestren que son seguros. En Europa, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) tomó la misma decisión y anunció la prohibición de todos los vuelos programados con ese modelo. No es la primera vez que la FAA decide en ese sentido. En 1979, el DC-10 de McDonnell Douglas fue dejado en tierras, tras haberse registrado un accidente mortal en Chicago.

Desde la compañía explicaron a través de un comunicado que confiaban en el 787 y que respaldaban la integridad del avión, según informó la agencia Reuters. “Boeing está comprometida con apoyar a la FAA y encontrar respuestas lo antes posible. La compañía está trabajando continuamente con sus clientes y las autoridades regulatorias y de investigación. Podremos a disposición todos los recursos de la compañía Boeing para ayudar”, dijo Jim McNerney, CEO de la compañía.

Boeing, que ha vendido alrededor de 850 de sus nuevos aviones, de los cuales 50 de ellos ya han sido entregados, tuvo pedidos de los lugares más variados del globo. Desde Estados Unidos hasta Japón, pasando por Polonia (donde la aerolínea LOT compensará a sus pasajeros por la suspensión de los vuelos), hasta Etiopía, donde la compañía Ethiopian Airlines dejará de usarlo momentáneamente, y en vísperas de recibir la quinta unidad encargada.

Por su parte, en América latina, la empresa LAN tomó la misma determinación para sus tres aviones, por lo que los Dreamliner 787 esperarán en tierra hasta nuevo aviso. La decisión fue tomada en conjunto con la Dirección de Aeronáutica Civil de Chile, que será la encargada de definir las acciones a seguir.
BOEING 787
Los problemas, sin embargo, no debilitaron la decisión de la aerolínea British Airways (BA), fusionada con la española Iberia, que anunciaron que su decisión de comprar 24 aviones Boeing 787 Dreamliner siguen en pie.

Y aunque se prendieron luces rojas, las acciones de la compañía no se vieron afectadas. De acuerdo con datos relativos a la cotización de la aerolínea en Wall Street, los títulos de la empresa oscilaron, entre el 1° de enero a la fecha, entre los US$ 77 y los 75 por acción, y a media jornada del día de hoy se movían con tendencia positiva. Por lo que los problemas presentados en los últimos días no resultaron, para los mercados, una llamada a un aterrizaje de emergencia. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas