Delitonomics: el negocio de la inseguridad
Negocios

Delitonomics: el negocio de la inseguridad

Mientras el aumento de robos causa gastos mayores a la industria, el temor a la inseguridad genera un negocio millonario para quienes entienden la veta comercial del flagelo. Amenazas y oportunidades de un fenómeno que se expande.

09 de Mayo 2013




“La inseguridad tiene un condimento real y otro de ficción. El primero, nos complica; con el segundo, salimos ganando”, afirma a Seguros el director General de una aseguradora líder. Habla en off the record porque “nadie quiere hacer negocios con la desgracia ajena”, pero, reconoce que, aunque en términos “menores” en relación a otros sectores, la inseguridad termina siendo un gran negocio para el mercado de seguros.

Delitonomics, o la economía basada en la inseguridad, para las aseguradoras, tiene una doble cara. Por un lado, el aumento de robos a comercios, viviendas y de automotores incrementa la siniestralidad y los costos administrativos, al tener que incorporar medidas de seguridad extra. Pero, en la otra acera, el creciente temor de los ciudadanos a ser asaltados está impulsando seguros clásicos, al tiempo que inspira a las empresas a lanzar nuevos productos alusivos al problema.

Una decena de firmas reconocieron a este medio que la inseguridad, tanto la real como su sensación, los impulsa a hacer nuevos negocios. Desde los seguros bancarios que protegen las extracciones de cajeros hasta pólizas contra robo de carteras o bicicletas, todos registran altas tasas de crecimiento. En el rubro corporativo, la lucha contra los piratas del asfalto y la necesidad de proteger el cada vez más numeroso efectivo circulante abren nuevas oportunidades.

Hechos y sensaciones
La realidad fáctica sobre la inseguridad y su crecimiento puede verse en encuestas públicas y privadas, aunque escasean los estudios completos. En la provincia de Buenos Aires, la Procuración General de la Corte Suprema bonaerense reportó en 2012 un 20% de aumento en los robos a mano armada en el distrito. Asimismo, alertó que se produjeron 60 asesinatos en ocasión de robo, frente a los 56 de 2011.

Los datos, disponibles en la Web de la Procuración desde la semana pasada, indican que el Fuero Criminal y Correccional inició el año pasado 656.258 Investigaciones Penales Preparatorias (IPP), 4,6% más que las 627.995 de 2011. Los delitos contra la propiedad, muchas veces no denunciados, dieron origen a 47.914 expedientes el año pasado, 20% más que los 38.975 de 2011.

Más delitos impulsan un incremento en la sensación de inseguridad, ésta, uno de los principales problemas del país para los argentinos. Según el último sondeo de la consultora Aresco, de marzo, la inseguridad es el segundo problema que más importa a la sociedad (21% dice estar preocupado), detrás de la inflación (22%). Un estudio de Poliarquía, sin embargo,dice que la inseguridad alarma más, ya que 70% decía en marzo que le preocupaba, mientras que la inflación alarmaba a 40% de la sociedad.

Familias protegidas
“El seguro es un negocio que funciona cuando hay siniestros, por lo que, al margen de la desgracia, cuando ocurre y se difunde, da motivo de la ocurrencia del seguro”, dice Marcelo Perona, gerente de Líneas Comerciales de Liberty Seguros, al explicar que “si uno está en una ciudad en donde nunca paso algo, te morís de hambre como empresa”. Por eso, el escenario de “inseguridad creciente, en el que la excepción es el que no le robaron, ha dado el motivo de existencia” a las nuevas pólizas, explica, al presentar dos productos “que reflejan lo que sucede en la calle”.

El primero que menciona es ‘bolso seguro’: “Literalmente voló, en marzo cumplimos un año del lanzamiento y se vendieron 33.000 pólizas, una locura”, se entusiasma Perona. El seguro cuesta $ 70 mensuales –“lo mismo en Florencio Varela que en un pueblito de Jujuy”- y cubre hasta $ 4.000 por robo de billetera o cartera. La siniestralidad es del 9%, es decir, similar a otras pólizas de robo, y tuvo una muy buena penetración en grandes ciudades del interior, como Córdoba y Rosario. Firmas como Zurich y Mapfre ya lo ofrecían, aunque en este último caso, no incluyen joyas ni efectivo y el límite de cobertura es de $ 400 pesos.

PFA

La póliza de bolso protegido es una evolución de los seguros contra robo de celulares. Según la consultora Carrier y Asociados, en el país se sustraen 250 teléfonos por hora; por eso, las compañías se asociaron con firmas del sector para ofrecer el seguro. Movistar lo hizo con Assurant Solutions (cuesta desde $ 18 mensuales y la franquicia es del 50%), Personal se asoció con La Caja/Europ Assistance (incluye hurto, extravío o destrucción total y su precio es de entre $ 9 y $ 40 mensuales) y Claro selló un acuerdo con RSA.

Perona menciona también Liberty Bike, producto del que se vendieron en el primer año unas 550 pólizas y cubre el robo de bicicletas y responsabilidad civil. La cobertura de $ 5.000 cuesta $ 75 mensuales, aunque el boom de ventas de bicicletas de “alta gama” hace que las sumas lleguen a hasta $ 30.000. “Hay personas que hasta hablan con la bicicleta, la arman y equipan y tienen medio a dejarlas ir”, añade Laura De Luca, suscriptora en Liberty. Prudencia Seguros ofrece una póliza similar. La CEO del DDN, Sofía Salas, uno de los brokers que la venden, asegura que, sólo en 2011, se comercializaron dos millones de bicicletas, el triple que en 2002, lo que motiva la salida del seguro.

En el rubro vivienda, Sancor Seguros lanzó Hogar Max, que permite sumar beneficios a las clásicas pólizas de vivienda. “Se puede sumar la cobertura para el contenido de bauleras, bicicletas, palos de golf, artefactos electrónicos, robo de bolso en la vía pública, robo de dinero extraído de cajeros automáticos, y tienen la posibilidad de extender la cobertura a la vivienda de vacaciones”, dicen en la firma.

El robo de mascotas también asusta y, por eso, firmas como Mapfre ofrecen seguros contra esas circunstancias. En este caso el producto se llama Mascotas y, entre muchas otras cosas, repone el animal en caso de robo, cuenta Pablo Daguzán, jefe de Suscripción de Riesgos Masivos de la firma, que ya vendió 1.000 pólizas para mascotas, por sumas arriba de $11 mensuales.

Las compañías de asistencia, entre ellas Europ Assistance, también lanzaron planes especiales para atraer clientela temerosa a robos. Su producto ‘Asistencia ante robo’ incluye envío de taxi al hogar o la comisaría, traslado en ambulancia en caso de accidente, gastos médicos cubiertos, cancelación de tarjetas y cambio de cerradura.

Cifras del fenómeno
El rubro Combinados e Integrales, donde se incluyen los robos contra viviendas y comercios, creció un robusto 31% a junio de 2012, en comparación con 2011. La facturación pasó de $ 1.811 millones a $ 2.376 millones, según cifras de la Superintendiencia de Seguros de la Nación (SSN). Es un mercado dominado por Sancor Seguros, Galicia, Federación Patronal, QBE La Buenos Aires y Mapfre, que en conjunto tienen 33% del mercado.

Las pólizas específicas de robos, al margen del rubro anterior también se expandieron en el mismo periodo por arriba de inflación. En este caso, fue de 25% hasta llegar a los $ 415 millones en 2012. El mercado es controlado Galicia, ACE Seguros, Sancor, Assurant, QBE la Buenos Aires, con 48% de market share. Le siguen BBVA, Chubb, Nación, Mapfre y Holando Sudamericana.

Oportunidades corporativas
Para las empresas, la inseguridad también está en la agenda del día. Al margen del sin fin de productos y servicios ofrecidos para oficinas y plantas industriales, el depósito y transporte de mercancías es el que se lleva todas las miradas por parte de aseguradoras.

En este sentido, el manejo de efectivo y el combate contra la piratería del asfalto son dos nichos clave. En el primer caso, las aseguradoras y brokers disfrutan de una cultura basada en el efectivo, que garantiza un negocio por el transporte creciente de monedas y billetes.

delitonomics

Negocio. Los delitos llevaron a que las empresas aseguradoras ofrecieran nuevos servicios. Ilustración por Hernán Eidelstein.

“Los pagos electrónicos crecen más rápido que los realizados en efectivo; sin embargo, alrededor del 60% de los transacciones se realizan con cash. Esto se debe a un tema cultural y a la relativa baja bancarización, que en la Argentina está por debajo del 40%”, afirma a Seguros Néstor Morena, gerente Comercial de Brinks Argentina.

Con un circulante creciendo a un 40% anual –al 16 de abril había disponibles $ 224.271 millones en billetes y monedas, según el Banco Central-, las firmas transportadoras de caudales no dejan de ver crecer su presencia y facturación. Brinks, que tiene el 23% de un mercado liderado por Prosegur, facturó, en 2012, unos $ 520 millones. En su operación participan 180 camiones y 1.500 empleados en 16 sucursales.

Más dinero circulando significa más facturación en seguros. En el caso de Brinks, como sus pares, mantienen contratos contra todo riesgo, en el que la prima se paga por monto a cubrir, sean documentos, cheques o efectivo. El broker global de Brinks es Willis y “la siniestralidad es baja: la industria total sufre ocho intentos de atraco por año, de los cuales la mitad son infructuosos”, señala Morena.

El negocio de la seguridad es tan tentador, que la firma lanzó ‘Carga Segura’, un servicio de transporte de mercaderías en camiones blindados. Ya tienen 11 en circulación. Los principales competidores se sumaron a la movida.

La piratería del asfalto es otro inconveniente ligado a la logística. Debido a la inflación, la mercadería transportada es cada vez más cara, al igual que las pólizas a suscribir. Según la Mesa Interempresarial de Piratería de Camiones, entre agosto de 2011 y julio de 2012, se registró un récord de 1.628 camiones atracados, frente a los 1.303 del periodo 2010, los 1.400 de 2009 y los 1.600 atracos de 2008.

Contra los piratas
Al margen de estas cifras, “el monto sustraído se mantiene estable, ya que por seguridad y necesidades logísticas, los camiones son de menor tamaño”, explica a Seguros el letrado Víctor Varone, coordinador junto con Gabriel Iezzi de la mencionada mesa. Asegura que la creación de fiscalías especializadas en Campana, San Martín y Lomas de Zamora lograron controlar estos delitos, de los cuales cerca de un 80% se producen en Capital y Gran Buenos Aires.

Las coberturas de mercancías transportadas están en ascenso, según cifras de la SSN: el mercado se expandió 24,6% interanual a junio de 2012, cuando el segmento facturó $ 826 millones, desde los $ 663 millones a junio 2011. El mercado está dominado por QBE La Buenos Aires, Allianz, Liberty, Meridional y Ace Seguros. Entre los primeros cinco players tienen 46%.

Según Varone, al margen de este aumento, frente al problema, “los brokers y aseguradoras se están aggiornando, y, en su oferta, incluyen también seguridad y prevención”.

Lo confirma a Seguros Gustavo Stanizzi, vicepresidente del broker global Marsh: “Tenemos en nuestro portfolio un producto que incluye la póliza de seguro más la seguridad, es decir, la auditoría, administración y gerenciamiento de las medidas de seguridad y logísticas aplicadas”. El producto tiene varios años, pero, en los últimos dos, despegó. El servicio de seguridad se realiza a través de operadores como Assist Cargo, Chapelsat , Nexsat, Grupo Lavicce, LUS Logistikus y Assist Cargo. Entre las aseguradoras que incluyen la posibilidad está Ace Seguros, HSBC, Liberty, RSA, La Meridional, Generali, SMG y Nación Seguros.


La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el suplemento Seguros de El Cronista (07/05/2013).



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas