Cuáles son las franquicias que están de moda
Negocios

Cuáles son las franquicias que están de moda

Cuidado y belleza, entre las que más crecen.

Por Lucila Lopardo 27 de Junio 2016

“Spa, cuidado de uñas, masajes, depilación, salones de belleza y centros de estética”, enumera Canudas, son los servicios que más crecieron en los últimos años. Se trata de negocios ligados al autoempleo y con fee de ingreso que parte desde los $ 80.000 y una inversión total, que, en promedio, no supera los $ 800.000, según los datos de la Asociación Argentina de Franquicias.

En 2015 Sebastián Bagnasco, contador acostumbrado a dar servicios de consultoría, se convirtió en el masterfranquiciado local de la cadena española D-Uñas, que en un año ya cuenta con cuatro locales en operación. “El servicio de manos y pies ya es una tendencia mundial y vimos que en la Argentina había un nicho para explotar. D-Uñas ya tiene 80 locales en distintos puntos del globo, están en México y en Brasil, y querían llegar a la Argentina”, relata Bagnasco, quien se encuentra cerrando la apertura de una franquicia en Pilar y otra en Nordelta, con expectativas de abrir hasta cinco más durante 2016.

El ticket promedio en D-Uñas alcanza los $ 450, aunque puede variar según la localidad. De acuerdo al plan de negocios presentado por la firma española se puede llegar a facturar $ 1,6 millón, mientras que la inversión inicial es de $ 550.000. Al mes, el franquiciado aporta un 5 por ciento de sus ventas como regalías y un 1,5 por ciento por canon de publicidad. “Creo que la tendencia llegó para quedarse, se trata de rubro muy instalado en España y en los Estados Unidos, los mismos proveedores de los productos especiales para manos en la Argentina lo marcan, no solo en la cantidad de locales abiertos en el último año  sino, también,  en el crecimiento de la venta de los productos para manos”, comenta Bagnasco quien actualmente gerencia la marca junto a la consultora de Sapio.

El boom de las uñas no sólo alcanza los locales a la calle, por donde pasan adolescentes mujeres y hombres que quieren tener manos impecables, sino que también las más chicas reclaman este mismo servicio para ellas. Alejandra Rey Gay lo notó hace tres años a partir de un pedido de su hija, a la que le organizó una sesión de spa con masajes, manicuría y maquillaje para ella y sus compañeritas. Con el tiempo, otras madres le solicitaron ese servicio para sus hijas y así nació ChikiSpa, que ya posee dos franquicias en operación, para las que es necesario desembolsar una inversión de $ 83.000, sin canon de publicidad y con un royalty de un evento al mes. “Con dos animadoras por evento armamos una spa para niñas en donde ellas se ponen su bata, aprenden a limpiarse el rostro, a hacerse masajes con masajeadores eléctricos y tienen una sesión de maquillaje y manicuría. Al final se llevan un certificado de spa. La idea es que juegen un poco a hacer lo que hacen sus madres”, detalla Rey Gay. En promedio, un cumpleaños de ChikiSpa cuesta $ 2500 y puede variar entre los $ 1600 y $ 3500.

Pero el concepto belleza no pasa solo por los servicios de estética. El cuidado de cuerpo y un óptimo estado físico también se volvió una obligación para quienes quieren estar al 100 por ciento. Por un lado, el running llevó a que muchos actualizaran su calzado deportivo para poblar las plazas de la ciudad, por el otro, el surgimiento de la estética fit en redes sociales como Instagram, en donde surgen cada vez más cuentas ligadas a la estética y el cuidado corporal, llevó a que más personas vean como fundamental estar en forma.

Esteban Dietz, licenciado en Actividad Física y Deporte y ex director en las clínicas de Máximo Ravenna, captó el boom en la Argentina y fundó la cadena de Funcional Gym, cuyo éxito se apalancó gracias a una fuerte campaña en las redes y el uso de su entrenamiento por casi todas las modelos y mediáticas del momento.

“Hace seis años surgió la idea de lanzar una propuesta alejada del gimnasio convencional. Con mi socio estudiamos el entrenamiento funcional, con su trasfondo médico, y vimos que no se necesitaba muchos elementos ni una gran cantidad de metros cuadrados. Era un negocio viable”, describe Dietz, quien destaca que poner una sede de Funcional Gym cuesta $ 530.000 mientras que para abrir un gimnasio convencional, con toda la maquinaria requerida, se necesitan desembolsar más de $ 2,5 millones.

Esa cuenta y el éxito del boca en boca lo animaron a sumarse en 2015 al modelo de franquicias. “El negocio se movió gracias a que los resultados eran buenos, una famosa lo probó, lo recomendó y ya tenemos una lista de 20, de primera línea, que vienen a entrenarse con nosotros. Todo gracias al boca en boca y los videos de ellas en nuestras instalaciones que compartimos diariamente en nuestras redes”, agrega. Al momento poseen dos sedes, una en Las Cañitas y otra en Pilar, y una tercera en marcha a abrirse en Recoleta. Por año, cada sede factura unos $ 2 millones a partir de la venta de clases grupales que arrancan desde los $ 850 mensuales y entrenamientos personalizados por $ 3000. Con el fee de ingreso ($ 250.000) se recibe capacitación en el entrenamiento, manuales de operación y la ayuda en la selección de los entrenadores en las distintas técnicas.

 

Nota publicada en la edición 268 de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Laura Garcia Reportar Responder

Super interesante! Donde puedo ver las cotizaciones online? Yo las veo aca https://www.bullmarketbrokers.com/Cotizaciones/Opciones pero como no tengo cuenta con ellos quizas las veo retrasadas.

Videos

Notas Relacionadas