Cómo saber qué sueldo pedir y cuál ofrecer
Negocios

Cómo saber qué sueldo pedir y cuál ofrecer

Tanto para empleados como para empleadores, establecer una remuneración que agrade a las dos partes es una tarea difícil. 

17 de Septiembre 2015

En el mismo lugar o por encima de los desafíos que una posición represente para un trabajador o la necesidad de cubrir cierto puesto con la que cuente una compañía, la cuestión de la remuneración es un aspecto de vital importancia para ambas partes. Según Jorge Bena De Rette, director general de EBM Consultores, “los ciclos económicos cambiantes hacen que las necesidades también varíen”.

Para conocer qué información es necesario tener en cuenta al momento de negociar un salario, la consultora que dirige Bena De Rette elaboró una guía de recomendaciones tanto para empleados como para ejecutivos de Recursos Humanos.

Empleados

Tener conocimiento del valor promedio que se paga en el mercado por un puesto similar al requerido es muy importante a la hora de indicar una remuneración pretendida. Recurrir a conocidos que ocupan posiciones semejantes o avisos de búsquedas que indiquen el sueldo ofrecido pueden resultar buenas fuentes de información.

A su vez, las cuestiones personales no deben ser ignoradas: el seniority de cada postulante, sus gastos para ir y volver del trabajo, y si se está postulando a un puesto de una pyme o una multinacional son factores a tener en cuenta.

Empleadores

En primer lugar, la empresa debe definir si el trabajador estará dentro o fuera del convenio gremial que le corresponde: en ese caso, será el sindicato quien establezca cargos y salarios. Si el empleado no estará contemplado por ese acuerdo, su salario deberá regirse por las referencias del mercado, las características del puesto - si se trata de un cargo jerárquico, o si implica viajes o traslados, por ejemplo-, además de tener en cuenta el contexto interno de la compañía.

Más allá de cuánto pueda pagar la empresa por ese cargo, el salario del nuevo colaborador debe ser coherente con respecto al de sus pares y superiores. Esta equidad permite hacer ajustes a futuro sin tener que corregir errores por haber iniciado un contrato laboral con un sueldo demasiado bajo o muy alto. Por otra parte, el contexto económico y los niveles de inflación son otro aspecto a considerar a la hora de realizar ajustes salariales.

Desde EBM Consultores aseguran que el esfuerzo unilateral por parte del empleado para lograr un acuerdo ya no se da de manera tan solitaria, y hoy también es deber de las empresas mostrarse atractivas para interesar a los talentos. Tanto el sueldo como los beneficios que ofrezca cada compañía serán factores clave para permitirle a las nuevas generaciones encontrar lo que buscan: un justo equilibrio entre la vida personal y la laboral.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas