Cómo piensa Bob Greenberg, el ejecutivo que cambió 5 veces de modelo de negocios
Negocios

Cómo piensa Bob Greenberg, el ejecutivo que cambió 5 veces de modelo de negocios

El fundador de R/GA asegura que apostar al cambio es menos riesgoso que no hacerlo. A sus 68 años, el ejecutivo y su director creativo Nick Law cuentan por qué y cómo innovar.

Por Carolina Potocar 09 de Noviembre 2015

“Dicen que si no envejeces es porque estás muerto, entonces creo que debe ser algo bueno”, así opina Bob Greenberg, CEO de R/GA, sobre el paso de los años, algo que a él –y sobre todo a su negocio– le sienta muy bien. Muy cerca de sus 70, está lejos de haber llegado al retiro, y se encuentra atravesando uno de las etapas de mayor crecimiento y actividad de su compañía. 38 años atrás, en 1977, la empresa que fundó comenzó a funcionar como una productora de efectos especiales que trabajó detrás de películas como “Misión imposible”, “Zelig”, y “Depredador”. Luego, los cambios se volvieron una tradición a repetir cada nueve años: a la transformación en un estudio digital le siguieron las producciones relacionadas a Internet, después la publicidad y ahora la consultoría de marcas como Nike y L’oreal, entre otras.

Meses atrás, R/GA recibió el premio a la Agencia del Año en el Festival de Creatividad Cannes Lions 2015, uno de los varios momentos destacados de un año que Greenberg considera como “el mejor en la historia de su compañía”. El ejecutivo cuya empresa se encarga de la comunicaciónvisitó junto al Director Creativo Nick Law las oficinas de R/GA en Buenos Aires. En diálogo con Apertura.com, los creativos hablaron sobre por qué y cómo sus apuestas y cambios los llevaron siempre a mejores puertos.

¿A qué relacionan su tendencia a cambiar de modelo de negocios: es curiosidad o una obligación que les impone el mercado?

BG: Creo que siempre se trata del impacto de la tecnología unido a diferentes cosas. Hay patrones que emergen y nos muestran distintas direcciones que podríamos tomar para saltar al siguiente escalón. Tengo un excelente grupo de ejecutivos, Nick siendo una parte crítica de ese proceso de toma de decisiones, y nunca vemos el cambio como un riesgo, aunque realmente lo sea. Lo que vemos es que es no cambiar es más riesgoso. Tampoco miramos atrás, o por lo menos a mí no me gusta hacerlo. Volver a un modelo anterior de negocios sería descansar en laureles que pertenecen al pasado. Nosotros queremos siempre crear lo nuevo. Aunque no inventamos nada, sí somos buenos en implementar cosas que se encuentran ligeramente por delante de las tendencias; no demasiado delante, porque si es así no funcionará.

Entre ambos promedian los 60 años de edad, y muchas personas hoy relacionan innovación y creatividad a perfiles de millennials. ¿Cómo se logra crecer junto a la tecnología?

NL: Como dice Bob, somos una compañía muy grande con mucha gente involucrada, y probablemente tengamos más millennials que cualquier otra agencia en el mundo. Por supuesto que tener al alcance la energía extra y la curiosidad de la gente joven es inspirador, pero también hacemos negocios y tenemos que lidiar con CMOs y CEOs. La ventaja es que, por la escala que tenemos, podemos tomar los frutos de esa innovación y aplicarla a problemas de negocios reales que nuestros clientes nos presentan. Y más allá de eso, la clave para no estancarse es no enamorarse de tu propia artesanía. Hay muchas agencias que se hicieron famosas como copywriters en los ‘80s y son reticentes a admitir que lo que hicieron en su momento ya no es relevante. Creo que eso es lo que hace que muchos creativos adultos no sean curiosos, el querer aferrarse a lo que los hizo famosos. Es algo vanidoso y estúpido y siempre dirige a una triste segunda etapa de tu carrera profesional.

¿Cómo se atraviesan procesos de cambio tan disruptivos para el modo de funcionar de una compañía?

BG: Somos muy duros en ese sentido, y creemos que no cambiar sería más tedioso que el proceso de sí hacerlo. Tomamos el riesgo de desvincular empleados o traer gente nueva, aunque eso en particular no sea necesariamente rentable. Pero al fin y al cabo el objetivo es no quedar estancado en un modelo viejo, y por eso todos los años nos reestructuramos como organización. Lo que yo considero extraño es ver compañías que se sienten “quedadas” y no reestructuran su empresa. Es doloroso y cuesta mucho dinero, pero al final siempre nos trajo buenos resultados financieros y posibilidades de crecimiento. Una de las cosas más importantes que hacemos es invertir en distintos proyectos para ver cuál es la próxima novedad que tendrá éxito, y luego hacerla más importante para la compañía. De todas maneras, siempre lo hicimos de modo orgánico, así nuestros socios entienden que esa inversión riesgosa del presente en el futuro lo valdrá.

¿Cuáles creen que serán las próximas tecnologías con mayor impacto?

NL: El futuro está en una combinación de muchos dispositivos y objetos conectados. Con la Internet de las Cosas especialmente, creemos que estamos en un momento en el que si algo puede estar conectado a la web, lo estará. Y relacionado a ello, la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada también serán importantes, junto con aplicaciones distintas a como las conocemos hoy. Todavía no hay una gran audiencia allí, pero aparecerá en algún momento. En un futuro, tener un headset para ver Realidad Aumentada van a ser tan común como tener un smartphone.

BG: La innovación relacionada al espacio físico también va a ser importante. Estamos a nueves semanas de abrir nuestro nueva base de operaciones en dos edificios con 8800 luces programables para acompañar la luz y el clima en tiempo real. También vamos a tener 1000 escritorios para estar tanto sentado como parado. El espacio va a ser algo importante tanto en oficinas como locales de retail, siempre relacionado a lo que dijo Nick sobre “todo estando conectado”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas