Construccion_crop_1347374411135.jpg
Negocios

Cómo les fue a las principales empresas de construcción en la Argentina

Los números de las empresas vinculadas a la industria de la construcción, que comparten sus balances en la CNV, muestran un primer semestre dispar con aumentos en las facturaciones por encima de la inflación, pero ganancias en baja. Por Facundo Sonatti 12 de Agosto 2015

 

En los primeros cinco meses del año, la actividad de la construcción acumuló un crecimiento interanual del 6,1 por ciento. Si bien se redujo respecto al 6,7 por ciento acumulado hasta abril, esta sigue siendo la mejor marca para el período Enero-Mayo desde el año 2011, según el último informe de Coyuntura de la Construcción elaborado por el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC). Los rubros más ligados a la Obra Pública (Obras viales y Otras obras de infraestructura) fueron los que más crecieron, señala el mismo informe, sin precisar porcentajes en este sentido.

En ese sentido los balances de algunas de las mayores compañías constructoras que operan en el país grafican la tendencia pero con resultados dispares. José Cartellone Construcciones Civiles, la ejecutora de las obras de infraestructura del holding mendocino de los hermanos Cartellone, incrementó sus ingresos un 20 por ciento hasta los $1580 millones en el primer semestre. Sin embargo, sus ganancias declinaron hasta los $20 millones desde los $29 millones del ejercicio previo, explicados en gran medida por una mayor carga negativa en sus resultados financieros. ODS, donde el sobrino de Franco Macri, Ángelo Calcaterra, tiene el 50 por ciento de las acciones, facturó $529 millones en el primer trimestre versus $363 millones el año anterior.

En los primeros 90 días del año, ganó $19 millones, menos de la mitad que los casi $45 millones del primer trimestre de 2014. Benito Roggio e Hijos, el brazo constructor de la Compañía Latinoamericana de Inversiones SA (CLISA) de la familia Roggio, disminuyó sus ganancias desde los $167 a $43 millones en el primer semestre con respecto al mismo período previo, a pesar que sus ventas crecieron un 23 por ciento, apenas por debajo de la inflación, de $1339 a $1658 millones. AESA, la constructora de YPF orientada al mercado petrolero, acompañó la política expansiva de la compañía estatal  e incrementó sus ventas un 52 por ciento. Así, alcanzó los $1250 millones en el primer trimestre. Sin embargo, sus ganancias declinaron desde los $42 millones a poco más de $12 millones en el mismo período.

La excepción que confirma la regla

La constructora española Dycasa y la firma nacional Caputo mostraron resultados positivos a contramano del mercado. La primera mostró la mejor performance del sector en el primer semestre del año: Pasó de $425 a $750 millones de facturación y revirtió los $20 millones en rojo del período previo a ganancias por $6 millones en los primeros seis meses de 2015. Para la compañía de la familia Caputo el resultado obtenido al 30 de junio de 2015 arroja una ganancia neta $ 42 millones; con una utilidad neta un 128 por ciento superior respecto a la obtenida en el mismo período del ejercicio anterior.

Los ingresos del ejercicio fueron de $509 millones correspondientes a certificación de obras propias y en participación, y en menor medida a venta de Inmuebles, aclara en su balance. Ese total resultó un 64 por ciento superior a los primeros seis meses de 2014. “En este semestre hemos mejorado de manera importante la productividad de nuestras obras, sin dejar de recordar para la comparación, que el primer trimestre del 2014 estuvo marcado por una inusual ineficiencia originada en la ola de calor y los cortes de luz”, explica en el balance la propia compañía.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas