Cómo funcionan los super descuentos de los bancos
Negocios

Cómo funcionan los super descuentos de los bancos

Con más de diez años en el mercado, los beneficios del 20, 30 y 40 por ciento ya son parte del consumo diario. Los detalles del mecanismo. 

12 de Septiembre 2012




Los jueves de indumentaria, los martes de tecnología, los miércoles de restaurantes. Las promociones que ofrecen los bancos abarcan a todos los rubros, desde la góndola hasta el avión, pasando por la ropa y la perfumería. Los descuentos llegan a alcanzar en algunos casos hasta el 40 por ciento. Los bancos brindan, incluso, beneficios para fechas especiales, como son el día del Padre o Navidad. Todo esto motorizado a su vez por publicidades en televisión, radio y gráfica.

Este despliegue de ofertas da lugar, curiosamente, a la pregunta que muchos se hicieron y que, en su comercial, refleja el BBVA Francés: “¿Cómo hacen estos tipos?”. Apertura.com consultó a distintos referentes para explicar cómo se maneja el sistema de descuentos a quemarropa.

Un poco de historia

Los primeros descuentos empezaron a escucharse en 2001, cuando crisis mediante comenzaron a verse promociones en alimentos y bebidas. En ese entonces los supermercados eran los principales socios de los bancos y hoy, 11 años después, lo siguen siendo. Tal es el caso de BBVA Francés, cuyo principal socio a la hora de los beneficios es el grupo Cencosud, que agrupa a Jumbo, Easy y Vea, entre otras. Santander Río, por su parte, ofrece los “Super Miércoles de Mujer”, con descuentos del 20 por ciento, y los domingos en combustibles, con el 10 por ciento de beneficio. Citi otorga descuentos en Carrefour y en el restaurante de Francis Mallmann, además de otros rubros.

“Esto empezó con la crisis de 2001 y 2002, donde comenzaron a generarse tipos de promociones con productos de supermercado, de primera necesidad; luego con el crecimiento del mercado financiero comenzó a hacerse más sofisticado hasta hoy, que intentamos generar rubros diferenciales, difíciles de copiar”, explica Juan Carlos Ormaechea, responsable de Alianzas Estratégicas del BBVA.

Descuentos - off





















Descuentos al por mayor


Frávega, T4F, Cencosud y alrededor de 50 marcas de ropa forman el catálogo de acuerdos de la entidad. Akiabara, 10 por ciento de rebaja; Arredo, 25 por ciento los martes; La Caballeriza, 15 por ciento off. Un abanico de posibilidades donde se encuentran descuentos y una pregunta que encierra a todas: ¿Quién acepta perder ese porcentaje? Todo depende de la marca y su acuerdo con el banco. En el caso de Halsey, la casa de sastrería, el BBVA le otorgaba el 20 por ciento de descuento y era el banco quien lo absorbía íntegramente. Ahora es Santander Río quien da un beneficio similar y con similar acuerdo: el banco financia el descuento. Lo mismo sucede con Falabella, cuyo descuento de los miércoles –de la mano del Santander Río- es otorgado por el banco.

Un local multimarca de ropa deportiva de la calle Florida, por su parte, cuenta con el 10 por ciento de descuento del banco Citi y, como en los casos anteriores, el beneficio corre por cuenta de la entidad. Mientras tanto, Frávega, con BBVA, tiene el mismo sistema: el 20 por ciento lo otorga el banco, según pudo saber Apertura.com.

“Algunos lo pueden ver como una pérdida, pero nosotros lo vemos como una inversión”, aclara Ormaechea, quien detalla cómo es el procedimiento de descuentos: “Se negocia con cada una de las marcas, con cada marca en particular. Es un esfuerzo que se hace, y de esa manera se conforma el descuento. “Es un acuerdo mancomunado con cada marca; la marca está dispuesta a “perder” para generar fidelización y consumo. Nosotros lo vemos como una inversión, más allá de que sea un gasto. Y a nosotros nos sirve porque que el cliente use la tarjeta como principal medio de pago, y los que no la tienen, se acercan en ese sentido”, subraya.

descuentos III
No todos los acuerdos son iguales. Cheeky, la marca de ropa para niños y bebés, ofrece descuentos del 20 por ciento durante los “Súper Miércoles”, promocionados por el banco Santander Río. En ese caso, el 15 por ciento del beneficio lo financia la marca y el resto la entidad bancaria, según le comentaron empleados de la firma a este medio.

Mientras tanto, desde Banco Galicia también se sumaron a la movida y durante 2011 introdujeron lo que, aseguran, es “la mayor innovación en materia de fidelización”: darle al cliente la libertad de elegir el beneficio de acuerdo a su necesidad. Así, puede alcanzar hasta 40 por ciento de descuento.

La clave: sostener el consumo

De acuerdo con Fernando Moiguer, economista y experto en estrategia de negocios y branding, el backstage detrás de las alianzas tuvo sus orígenes en un gasto repartido en partes iguales. “El acuerdo era, al principio, a medias”, explica Moiguer. De esta forma, si el descuento era del 10 por ciento, banco y marcas se dividían un 5 por ciento cada uno el gasto. “Esto fue cambiando y hoy no le funciona a ninguna de las partes el acuerdo, pero nadie se va”, dispara Moiguer.

La respuesta que sostiene la presencia de los bancos y las marcas en el juego de los descuentos tiene explicación: sostener el consumo. “El día que no tenés oferta, vendés 30 por ciento menos. Al principio, al banco lo valoraba la marca. La marca no está diferenciada, es un commoditie”, cuenta.

Es común ver, también, que las publicidades de promociones al por mayor hablan de “descuentos en gastronomía”, sin especificar ningún lugar en particular, ya que el beneficio alcanza a un sinfín de locales, ya sean de alta exposición o no. El sistema, que en ese caso abarca a locales de todo tipo, también entra en la explicación del analista de negocios. “Cuando son muy puntuales no van la cantidad de personas que uno se imagina”, aclara y agrega: “De 100 personas terminan yendo cuatro”.
 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas