Cómo funciona el Ava 500, el robot corporativo primo de una aspiradora
Negocios

Cómo funciona el Ava 500, el robot corporativo primo de una aspiradora

La empresa iRobot, desarrolladora de estos productos, trabajó en esta versión con pantalla de alta definición y sistema de videoconferencia. Vea el video.

Por Brad Stone 18 de Junio 2013



Desde la fundación de iRobot hace más de 20 años
, el desprendimiento del Massachusetts Institute of Technology ha producido robots que aspiran y trapean pisos, limpian alcantarillas y patrullan zonas de guerra. La compañía, con base en Bedfor, Massachusetts, ha vendido más de 9 millones de robots hogareños y, en el proceso, hizo más que nadie para mover las máquinas fuera de la ciencia ficción y hacia el mundo real de aparatos accesibles. 


Hoy, iRobot suma otro producto a su liga de máquinas extraordinariamente prácticas, el Ava 500. Está muy lejos de la aspiradora Roomba, su primo corporativo. El Ava -abreviatura de Avatar- es un costoso robot con ruedas diseñado para navegar oficinas corporativas de forma autónoma y facilitar las videoconferencia entre trabajadores y sus colegas remotos. Viene con una pantalla de alta definición, algunas herramientas de mapeo abordo y TelePresence de Cisco, un sistema de videoconferencia de alta calidad que pretende crear la ilusión que los colaboradores lejanos están sentados en la misma mesa. La idea es “transformar toda la oficina en una sala de videoconferencias de alta calidad”, dice Colin Angle, CEO de iRobot. 

Angle dice que iRobot ha estado tratando de entrar al mercado de videoconferencia desde hace años y desarrolló por lo menos seis prototipos que nunca comercializó. Uno subía escaleras (el Ava 500 no lo hace, pero podría algún día interactuar con ascensores). Otro tenía una pantalla de tinta electrónica -blanca y negra, como la de muchos lectores electrónicos- y podía imitar emociones. Otro más se parecía a Roomba con una cámara montada arriba. “Uno sentía que era un roedor arrastrándose por el piso y la resolución no era lo suficientemente buena”, dice Angle sobre ese. “El desafío siempre fue construir una experiencia, no solo un robot, que provea más que solo unos minutos de diversión”. 

Como lo describe Angle, el Ava 500 se sentará en la esquina de una oficina corporativa, que estará mapeada extensivamente en su computadora de abordo. Si un trabajador en una oficina satélite quiere iniciar una reunión, por ejemplo con un colega llamado “Frank”, va hacia su PC o iPad y agenda una sesión de videoconferencia. En el horario previsto, el robot se despierta, navega los pasillos hacia la oficina de Frank (pasando por al lado de colegas con la boca abierta, sin dudas), se pone en su posición e inicia la llamada de video.

Jefe oficina
El jefe, a la distancia. Desde otro país, otra oficina o incluso desde la propia en el mismo edificio, se podrá asistir a reuniones gracias al Ava 500.

Angle dice que Ava 500 será una alternativa más flexible a las costosas salas de videoconferencias diseñadas con cámaras y pantallas de alta definición, “que típicamente suelen ser las salas de conferencia más lindas en un edificio y las que tienen agendas más intensas”.

Para iRobot, el Ava 500 representa una nueva línea de negocios fuera de sus tradicionales fortalezas para el hogar y el campo de batalla (también se está desarrollando una versión para introducir en hospitales).

Pero Angle espera que el precio baje lo suficiente como para que un día un robot como Ava 500 pueda llegar a las casas de los ancianos, para ayudar a facilitar el cuidado médico y las visitas de familiares lejanos. “Una de las grandes misiones de nuestra compañía tiene que ver con extender la vida independiente”, dice. “Con cada año que pasa, hay una lista de cosas que necesitamos entregar para permitirles a nuestros consumidores vivir de forma independiente mientras la habilidad para cuidar su hogar y vida de esta forma disminuye”. Limpiar los pisos, parece, solo era el principio.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas