Cómo fue la creación del aire acondicionado
Negocios

Cómo fue la creación del aire acondicionado

Nació hace 110 años en Brooklyn pero no para refrescar a las personas. Cuál fue su primera función. 

08 de Noviembre 2012

Willis Carrier firmó los planos finales del primer modelo de aire acondicionado en el verano del 17 de julio de 1902, en Brooklyn, envuelto en una ola de calor que hacía presagiar que su invento, el aire acondicionado, sería un éxito con el correr de los tiempos.

Fotolia_31742774_Subscription_Monthly_XL
Crédito. © promolink - Fotolia.com

La idea original no fue la de refrescar en un día de altas temperaturas, sino la de regular la humedad en una planta de impresión. Si la comodidad de los trabajadores mejoraba, era simplemente una consecuencia secundaria. Tuvieron que pasar muchos años, hasta 1930, hasta que los aires acondicionados se volvieron moneda corriente en las oficinas y departamentos.

De todas formas, pese a que fue Carrier quien registró el primer modelo, los sistemas de refrigeración se remontan a 1890, donde se buscaba mantener los interiores frescos, pero no para el bienestar de los trabajadores, sino para la congelación de alimentos, según contó el sitio The Economist.com

Sin embargo, esos sistemas precarios fueron modificados cuando una editorial, Sackett y Wilhelms de Brooklyn, decidió que sus papeles necesitaban un cuidado especial, ya que el calor los arruinaba. Para tal tarea contrató a Buffalo Forge Company, que puso al frente de la tarea a Carrier.

El joven Carrier aseguró que la humedad podía ser extraída del aire gracias a un sistema de tuberías en espiral. La mitad de las bobinas se mantienen en el interior del edificio, a baja presión. La otra mitad se mantuvo fuera de la editorial. La diferencia de presión en el circuito cerrado se mantuvo utilizando un compresor. El resultado fue un éxito trajo a una empresa farmacéutica y a una fábrica de seda a la lista de clientes de Carrier, quien en 1915 formó Carrier Corporation y comenzó con un largo camino lleno de trabajos.

Aire frío a base de...

Pese a los cambios de tamaño y a los fines del genial invento, otra variación se dio con el paso del tiempo. Se trata del refrigerante utilizado. El dióxido de carbono fue una elección popular hasta la década de 1920, pero allí fue abandonado debido a la alta presión necesaria para lograr un nuevo líquido. Para ello se necesitaba un sistema robusto y caro de plomería, por lo que se decidió buscar una alternativa. Allí aparecieron los clorofluorocarbonos (CFC) y los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), que necesitan de instalaciones menos resistentes, ya que trabajan a baja presión.

Actualmente, la industria está en el proceso de redescubrir el CO2 (dióxido de carbono). Al igual que los CFC y HCFC, el gas no es tóxico y no es inflamable. También es muy abundante. Uno de los desarrolladores de equipos a base de CO2 es, como no podía ser de otra forma Carrier, quien a 110 años de su primer aire acondicionado, sigue refrescando los ambientes los días de calor.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas