Cómo es la aventura de cotizar en el Nasdaq
Negocios

Cómo es la aventura de cotizar en el Nasdaq

En primera persona, un alto directivo de MercadoLibre narra cómo es la aventura de la meca bursátil de las tecnológicas.  Por Joaquín Garau 18 de Julio 2014

 

 

No es algo que se haga todos los días. No todos conocen, en primera persona, cómo es el detrás de escena de una salida a la Bolsa. Pedro Arnt es CFO de MercadoLibre y estuvo, desde el primer minuto, en la aventura bursátil de la empresa de e-commerce.

“La experiencia, más allá del logro, es darse cuenta que uno y los empleados hicieron un negocio, una relación con sus clientes que es importante. La salida a bolsa es el momento del camino más rico”, cuenta, en diálogo con Apertura.com, Arnt, quien agrega: “Esto fue así para nosotros y lo será para Globant. Los próximos 10 años de Globant serán más interesantes que los 10 primeros”.

Salir a la Bolsa es sinónimo de jugar el Mundial. Son los mejores compitiendo con los mejores en la arena más caliente. Es el máximo nivel de exigencia. Dormirse significa quedarse afuera o, lo que es peor, ver cómo la acción se desmorona y los inversionistas pierden su confianza en la empresa.

NASDAQ

La Meca. El Nasdaq es, para las empresas, una meta, pero también un punto de partida. Foto: Bloomberg.

“Para salir a la Bolsa, lo fundamental, es tener un negocio que realmente lo justifique y ponerse bajo el escrutinio de los mercados globales, que tienen una vara extremadamente alta para ver qué negocios valen la pena”, explica Arnt. En ese sentido, destaca: “Lo pueden hacer las dos empresas (por MercadoLibre y Globant) porque son panregionales. Globant debe ser uno de los top ten de desarrolladores. Y nosotros somos uno de los sitios de e-commerce más grandes del mundo”.

Terreno negativo. Cuando Facebook salió a la Bolsa, todo era alegría en los mercados. Pero las sonrisas se acabaron pronto y la acción de Facebook llegó a cotizar por debajo su precio inicial. Para colmo, su precio cayó tanto que Nasdaq suspendió su cotización momentáneamente. Una pesadilla bursátil.

Pero Arnt explica que esa situación no debe desesperar a nadie. “La salida Facebook, cuando uno lo mira a largo plazo, es la forma en que uno encara ser una empresa pública”, cuenta. No hay que correr, sostiene, con lo primero que se ve. “Facebook tuvo uno de los mayores IPO de la historia, con un precio muy atractivo. Tuvo algunos problemas de ejecución corto plazo. Cotizar bajo el precio de la acción es una reacción de los mercados de capitales, que a veces tienen ciertas conductas a corto plazo”, dice el ejecutivo.

Así, cuenta cómo fue el día en que MercadoLibre (MELI, por su sigla en el Nasdaq) dijo presente. “MELI salió con un valor de acción de US$ 18 y terminó arriba de los US$ 36 la primera semana. Hoy cotiza en US$ 90”, relata Arnt y detalla: “En el IPO, uno trata que la acción no cotice por debajo del valor de salida”. 

Finalmente, Arnt asegura que producto y resultados financieros van de la mano. En equilibro. “Los mercados de capitales y los inversores que invierten son sofisticados. Y al final del día uno tiene que tener una combinación de números que respaldan una buena gestión, tiene que saber articular esa visión corto plazo con el valor largo plazo”, afirma y concluye: “Hay que tener un producto que sustente esa visión estratégica, porque ningún inversor con números buenos a corto plazo, te va a creer con un mal producto”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas