Cómo conciliar el sueño sin tener que recurrir a las pastillas
Negocios

Cómo conciliar el sueño sin tener que recurrir a las pastillas

Según especialistas, los problemas para dormir pueden, a largo plazo, disminuir el IQ y afectar la creatividad. Tips para lograr un buen descanso sin la necesidad de tomar tranquilizantes.

 

27 de Agosto 2015

El cansancio y la somnolencia son las consecuencias más fáciles de percibir por quienes tienen dificultades para conciliar el sueño, pero neurocientíficos afirman que esas no son las únicas marcas que puede dejar una noche de desvelo. En una entrevista a la CNN, la especialista Tara Swart afirmó que “cuando alguien tiene problemas para dormir, el IQ de esa persona puede disminuir entre 5 y 8 puntos”.

Para quienes ocupan cargos ejecutivos, los resultados de no descansar bien pueden significar un desempeño nada positivo al día siguiente. “Dificultades en la toma de decisiones, problemas de memoria, falta de creatividad y complicaciones al regular las emociones personales”, son algunas de las afecciones que, según Jessica Payne, directora del Sleep Stress and Memory Lab de la Universidad de Notre Dame en Indiana, pueden aparecer por la falta de sueño.

 

Monika Correia Nobre, fundadora y directora del centro de meditación Astroflor, asegura que “el insomnio es una combinación de cuestiones ambientales, hábitos incorrectos y mal uso de la propia mente”, lo que genera tensión, nerviosismo y estrés. A su vez, según la instructora, incorporar técnicas de relajación y respiración puede dar buenos resultados para combatir la falta de sueño sin tener que recurrir a las pastillas.

Cuando se hace difícil dormir, Nobre recomienda no quedarse acostado dando vueltas, ya que de esa forma aumenta la tensión. En cambio, la especialista brinda algunos tips que pueden ser de ayuda a la hora de cerrar los ojos:

  • Preparar el ambiente del dormitorio de la manera que sea de agrado personal para un descanso perfecto.
  • Apagar los dispositivos electrónicos y evitar mirar fuentes lumínicas en los minutos anteriores a irse a dormir.
  • Sentarse en la cama, respirar y observar el movimiento del cuerpo.
  • Tomar varias respiraciones profundas por la nariz y soltar el aire muy lentamente por la boca, registrando el recorrido del aire.
  • Acostarse aflojando y soltando músculos y articulaciones, incluyendo también la relajación del rostro.
  • Mantenerse relajado y enfocado en la respiración.


¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas