Activos sustentables: cuáles son los principios de inversión responsable
Negocios

Activos sustentables: cuáles son los principios de inversión responsable

Por María Ana Ventura 12 de Julio 2016

En su origen fue una forma de “activismo accionario”.  Los inversores encontraron una manera de expresar sus mensajes de disenso, votando y excluyendo de sus carteras a empresas con implicaciones o relaciones con, por ejemplo, el apartheid en Sudáfrica o, luego, con la guerra de Vietnam. Con el tiempo, los motivos de exclusión esgrimidos por los fondos de inversión tomaron diferentes formas, como la penalización de la industria tabacalera en Estados Unidos, la fabricación de armas o las pruebas de productos en animales, principalmente en el Reino Unido. 

La evolución del concepto de Inversión Socialmente Responsable (ISR) se orientó a “premiar” y priorizar activos de compañías con buenas prácticas tanto en su gestión financiera – por supuesto–  como en la de los aspectos sociales y ambientales. En respuesta a esta demanda, nacieron los índices bursátiles de referencia relacionados, como el Índice de Sustentabilidad Dow Jones (DJSI) creado en 1999 por Dow Jones y el FTSE4Good, desarrollado en 2001 por la Financial Times Stock Exchange.

Los 6 principios de Inversión Responsable

Con la visión de impulsar la transparencia y sostenibilidad en el sistema financiero global, en 2005, el entonces secretario de las Naciones Unidas, Kofi Annan, convocó a los más importantes inversores institucionales y organismos financieros del mundo, para desarrollar en conjunto los Principios de Inversión Responsable (PRI, por sus siglas en inglés). Desde entonces, es el marco voluntario para la incorporación de criterios de sustentabilidad en la gestión de activos más difundido en el mundo. A la fecha, los PRI cuentan con alrededor de 1500 adherentes de 50 países del mundo, que representan casi 60 billones de dólares en activos –un 50% del total mundial de la base de activos institucional.

Los Principios de Inversión Responsable están hechos por y para los inversores profesionales. Su adhesión es voluntaria y establecen el compromiso a:

1) Incorporar criterios ASG (Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo) en los procesos de análisis y toma de decisión en materia de inversiones.

2) Ser propietarios activos e incorporar las cuestiones ASG en las políticas de inversión (por ejemplo, participando de las juntas de las empresas en las que inviertan).

3) Exigir a las entidades en las que inviertan que publiquen la información apropiada sobre las cuestiones ASG.

4) Promover la aceptación y la aplicación de los Principios de inversión socialmente responsable (ISR) entre la comunidad inversora.

5) Colaborar entre sí para mejorar la eficacia de la aplicación de los Principios.

6) Informar sobre las actividades y progresos obtenidos en la aplicación de los Principios.

Aunque está comprobado que las inversiones con criterios responsables ofrecen la misma rentabilidad media que una inversión convencional, su adopción aún es lenta. Según un informe  del CFA Institute, sobre una muestra de profesionales de todo el mundo, más de un cuarto de los inversores dijo no considerar criterios ambientales, sociales o de gobernanza en sus procesos de toma de decisión, porque no cuentan con el conocimiento (21%) o la formación para aplicar estos criterios en su análisis (21%).

En Argentina, la incorporación de la ISR está bastante verde. Como ejemplo, al consultar el directorio de signatarios a los Principios de Inversión Socialmente Responsable, se encuentra sólo una firma adherente de nuestro país: la empresa BA Desarrollo, del Grupo Provincia.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas