Trabajaba en una multinacional y dejó todo para abrir la escuela de pole dance más grande de la región
Noticias

Trabajaba en una multinacional y dejó todo para abrir la escuela de pole dance más grande de la región

De hacer marketing en Oracle a entrenar participantes de Bailando por un Sueño; la historia de Mara Latasa Saloj.

Por Carolina Potocar 25 de Julio 2016

Aunque consiguió antes el título de profesora de danzas contemporáneas y modernas que el de licenciada por la UADE, Mara Latasa Saloj dedicó casi una década de su vida profesional al marketing. Sin embargo, un viaje a Miami en 2007 la hizo dar un vuelco y proponerse el reto más desafiante que le tocó atravesar hasta hoy: darle al pole dance (conocido informalmente como “baile del caño”) la imagen de una actividad artística y respetable. Hoy, la fundadora de Art Dance Studio -la primera escuela de pole dance del país- ya formó a más de 40 instructoras que dan clases a 1.500 alumnas distribuidas en 4 sedes y es la más grande de todo América latina.

“Siempre me gustó el marketing, pero cuando pasé de trabajar en agencias de publicidad a hacerlo en una multinacional de tecnología como Oracle, empezó a parecerme que estaba trabajando adentro de una caja dura; no me sentía cómoda, necesitaba devolverle a mi vida su parte creativa, y pensé que por qué no volver a bailar”, confiesa a Mujeres que hacen la licenciada también en Administración de empresas, en relación a lo que atravesó su mente antes de acompañar a su marido en un viaje de negocios a la Florida.

Mara Latasa Saloj, fundadora de Art Dance Studio.

Nueve años atrás, fue casi por casualidad que la emprendedora descubrió el estilo de danza que luego popularizó. “Me encontré con gimnasio muy chiquito en el que hacían pole dance y no lo podía creer, tenía el prejuicio de considerarlo algo típico de cabaret”, dice la dueña de un posgrado en Negocios. Sin embargo, y luego de googlear la práctica, Latasa Saloj descubrió que existía un mundo relacionado al pole dance, que en Europa era furor y que en los Estados Unidos su popularidad estaba creciendo.

Entonces, descubrió la fórmula para combatir su aburrimiento: “Entendí que podía mezclar el marketing con la danza y luchar contra el estereotipo que todo el mundo tenía de la actividad; el reto era interesante por donde lo mirase”. Así fue que, con el apoyo de su pareja  y una inversión inicial de $ 20 mil, la hoy organizadora y jurado de torneos internacionales capacitó a profesoras de acrobacias en telas y gimnasia artística a través de videos de YouTube para que dieran clases de pole dance en un local Barrio Norte.

“Cuando mis jefes se enteraron las razones detrás de mi renuncia no lo podían creer, y mi mamá puso el grito en el cielo, pero yo lo máximo que podía perder era la plata de dos vacaciones. Pensé ‘si no funciona, actualizo mi curriculum y vuelvo a buscar trabajo’; pero hoy mi familia me felicita porque no les hice caso”, revela la correntina que de 2007 a 2011 tuvo que hacerse cargo de entrenar a todos las parejas participantes de Bailando por un Sueño, el reality show conducido por Marcelo Tinelli, para el “baile del caño”.

Una de las sedes de Art Dance Studio, desde adentro.

Después de empezar invitando por mail a amigas de sus amigas a que tomaran clases, lograr tener 100 alumnas al mes de haber fundado Art Dance Studio y luego de otros cinco meses vender su primera franquiciar, la emprendedora comenzó a crear competencias y armar un instructorado, hasta que llegó la oferta del programa de Ideas del Sur. “A pesar de la exposición que logramos, en parte fue contraproducente, porque las primeras ediciones daban otro mensaje del que yo quería dar”, confiesa Latasa Saloj, aunque reconoce que “tener a Laura Fidalgo, que venía del rubro de la danza, diciendo ‘esto no es joda, hay que entrenar mucho’” -razón por la que se dejó de hacer-, sí ayudó.

Hoy, además de dar cursos de marketing estratégico, la licenciada se dedica de lleno a la administración de las 4 sedes de su escuela, un negocio que factura $ 3,5 millones al año. Sobre lo que la ayudo a hacer del pole dance una forma más de ejercitarse, comenta: “Los torneos fueron un antes y un después, porque profesionalizamos un rubro que no era profesional; hoy hay padres que traen a sus hijas a las clases y abogadas y contadoras que se suman porque es una actividad que les permite divertirse y ser constantes”.

Con el deseo latente de internacionalizarse y abrir más sedes en Uruguay y Chile, Latasa Saloj no se olvida de lo que le dio su experiencia en el marketing y sostiene que “sin saber armar un cash flow o una campaña de marketing”, jamás hubiera crecido como lo hizo.

 

PH: Diego Castillo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Dario Martinez Reportar Responder

Que lindo, te recibis y tenes salida laboral directa: un club nocturno.

Indi Islas Reportar

Dario, sos de esas personas que hablan sin saber. Te recomiendo que guardas el comentario ignorante y machista. Que a nadie le interesa. Un saludo.

Notas Relacionadas